Sharing is caring!

La crisis del coronavirus será larga, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS), advirtiendo de los riesgos de levantar prematuramente el confinamiento para relanzar las economías en crisis, que serán objeto de una cumbre europea este jueves.

«No se equivoquen: tenemos un largo camino por recorrer. Este virus estará con nosotros durante mucho tiempo», dijo el miércoles el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtiendo del «peligro» que ser indulgentes frente a la pandemia, que dejado más de 180.000 muertos y 2,6 millones de casos de contagio en el mundo desde que apareció en China en diciembre.

A pesar de estas advertencias, el Estado de Georgia, en Estados Unidos, decidió reabrir a partir del viernes sus salones de tatuaje o sus gimnasios. El lunes también lo harán los cines y restaurantes, con estrictas medidas sanitarias.

La medida suscitó reticencias incluso del presidente Donald Trump, impaciente para volver a poner en marcha la economía, pero que expresó su «profundo desacuerdo» con el gobernador de este estado del sur del país.

«Es demasiado pronto, pueden esperar todavía un poco», dijo Trump. Estados Unidos tiene 46.583 muertos por coronavirus, la cifra más alta de todo el mundo.

Reunión de la UEAFP / MARCO LONGARI. Un niño recibe una vacuna contra la gripe en Yeoville, cerca de Johannesburgo, en Sudáfrica, el 3 de abril de 2020

En Europa los dirigentes se reúnen este jueves para una cumbre por vídeoconferencia en la que intentarán encontrar soluciones para sacar a la Unión Europea de la recesión.

La canciller alemana Angela Merkel dijo que su país está dispuesto, «en un espíritu de solidaridad», a hacer «contribuciones mucho más importantes» al presupuesto de la UE.

«Un plan europeo de estímulo económico podría apoyar la recuperación durante los dos próximos años y estamos trabajando en ello», dijo Merkel a los diputados alemanes.

Varios países europeos intentan relanzar la actividad económica frente a la caída del Producto Interior Bruto (PIB) y el aumento del desempleo y para ello están levantando parte de las restricciones de confinamiento.

En Alemania, la mayoría de comercios de menos de 800 metros de superficie (incluyendo tiendas de alimentación, librerías y concesionarios de automóviles) abrieron el lunes, a pesar de que Merkel dijo que «ir demasiado deprisa sería un error». Los bares, restaurantes, centros culturales y canchas deportivas siguen cerradas y los centros educativos abrirán paulatinamente.

Berlín y diez de los 16 estados federales alemanes obligarán a llevar mascarilla en los transportes públicos.

Austria, Noruega y Dinamarca se comprometieron por su parte a levantar parte del confinamiento, pero conservando las medidas de distanciamiento social.

Italia, Francia, Suiza, Finlandia y Rumanía también preparan un desconfinamiento prudente. En Europa, pese a la desaceleración de nuevos casos, ya hay más de 112.000 muertos.

Italia (25.085 muertos) y España (22.157 según el último balance del jueves) son los países de Europa más afectados, seguidos de Francia (21.340) y el Reino Unido (18.100).

En el Reino Unido, el responsable de los servicios sanitarios británicos, Chris Whitty, dijo que de momento se mantendrán las medidas de confinamiento.

«A largo plazo lo lograremos (…) en el mejor de los casos con una vacuna muy eficaz (…) o medicamentos muy eficaces que permitirán a la gente no morir de la enfermedad, incluso si la sufren», dijo.

Carrera mundial para encontrar una vacuna AFP / Johan ORDONEZ. Una mujer y su hija se lavan las manos antes de recibir comida en la Ciudad de Guatemala, el 16 de abril de 2020

La carrera mundial para buscar una vacuna, en la que participan varios países y grandes compañías farmacéuticas, dio un paso adelante con la autorización en Alemania de un ensayo clínico en humanos por parte del laboratorio BioNTech en colaboración con el gigante estadounidense Pfizer.

Actualmente cinco proyectos en el mundo están en fase de ensayos clínicos en humanos, pero no habrá vacuna hasta dentro de 12 o 18 meses, según los expertos.

Mientras tanto la pandemia sigue provocando una crisis económica mundial que según el Fondo Económico Internacional (FMI)) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) será la peor desde 1945.

A las afueras de Madrid, en el vecindario de Puente de Vallecas, zona modesta y obrera donde viven muchos migrantes que han perdido su trabajo por la pandemia, el empobrecimiento de los vecinos es ya una realidad.

«Cuidaba a una señora de 92 años», explica Gloria Corrales, empleada doméstica colombiana de 50 años. «Me puse enferma de una gripe, era una gripe banal, pero me dijeron que no volviese, tenían miedo a que la contaminase», recuerda.

Además, el vecindario es uno de los más afectados por el coronavirus en la región de Madrid, ya que el confinamiento en vigor es difícil de aplicar en apartamentos pequeños donde viven muchas personas y muchas personas han seguido yendo a trabajar en transporte público por realizar tareas consideradas «esenciales».

El coronavirus también afectará al mes de ayuno y oración musulmán del ramadán, que en algunos países empieza este jueves y en otros el viernes.

Será un «ramadán en privado, lejos los unos de los otros y lejos de las mezquitas», dijo Taulant Bica, uno de los responsables de la comunidad musulmana en Albania.