Sharing is caring!

Al sancionarse la Ley de Solidaridad se incluyó un artículo a través del cual se instruía al B.C.R.A., a los efectos de que efectuara una evaluación sobre el desempeño y las consecuencias de los créditos UVA, atendiendo al criterio del esfuerzo compartido entre acreedor y deudor.

El esfuerzo compartido al cual se aludía nunca se materializó. Solamente se dispuso una salida del congelamiento de las cuotas y se fijo un tope de afectación del 35 % de los ingresos del grupo familiar en la relación cuota ingreso, CABE ACLARAR QUE PARA PODER INGRESAR, SOLO SE TOMABA HASTA EL 25% DE DICHO INGRESO. Hasta el momento los bancos no la han implementado y su puesta en práctica resulta al menos, confusa. SEGUIMOS SIN RECIBIR UNA SOLUCIÓN A LA CUESTIÓN DE FONDO: la indexación por inflación de las cuotas y el capital.

POR ESTÁ RAZÓN LAS FAMILIAS HIPOTECADAS QUE INTEGRAN ESTE COLECTIVO, HEMOS ENVIADO DESDE DISTINTOS PUNTOS DEL PAÍS, DECENAS DE CARTAS AL SR. PRESIDENTE PARA INTERIORIZARLO PERSONALMENTE DE LA SITUACIÓN QUE ESTAMOS PADECIENDO. SON HISTORIAS DE VIDA DE FAMILIAS QUE MATERIALIZARON EL DERECHO CONSTITUCIONAL DE ACCESO A LA VIVIENDA, Y QUE HOY TEMEN PERDER SU TECHO, PEDIMOS PODER PAGAR NUESTRAS CASAS

No desconocemos que la responsabilidad primaria y ABSOLUTA sobre la implementación de estos créditos corresponde a la gestión del EX presidente Macri, como tampoco la crítica situación socio económica que atraviesa el país. Pero tampoco perdemos de vista que la obligación de brindar una solución y una salida definitiva recae sobre la actual administración YA QUE EL ESTADO ES ESTADO MAS ALLÁ DE QUIEN LO ADMINISTRE Y ESTOS CREDITOS FUERON UNA POLÍTICA PÚBLICA DE ACCESO A LA VIVIENDA.

El parlamento es el ámbito propicio para encontrar -a través de la sanción de una ley- una salida definitiva a los créditos indexados. Con voluntad y decisión política ello se tornará posible. Durante la campaña presidencial el actual presidente Alberto Fernandez, prometió en reiteradas ocasiones qué al llegar al gobierno, se brindaría una solución a los tomadores de créditos indexados por inflación. Sus referencias aludían a la solución brindada en el 2003 a los hipotecados dolarizados. “Sabemos cómo hacerlo”, dijo en más de una ocasión. Esperamos que sus promesas no se devalúen.