Sharing is caring!

Un antiguo proverbio chino dice que el aleteo de una mariposa puede provocar grandes transformaciones en el otro extremo del planeta.

Sobre la base de esta idea se han elaborado profundas teorías (como la teoría del caos), que no es del caso profundizar en este momento.

Por ejemplo, un idiota tira una colilla encendida en un bosque de Australia o el Amazonas (es hipotético), se genera un devastador incendio que altera la ecología del planeta, desaparecen especies que estaban en peligro, y así sucesivamente.

Sobre esta noción se creó en Necolandia la ONG “Efecto Mariposa”, que lidera el médico generalista Juan Pedro Arabarco y que ya ha construido y refaccionado 18 viviendas en un par de años (la foto muestra una de esas viviendas).

Traslademos el “efecto mariposa” a las viviendas. Personas que tenían piso de tierra y ahora tienen mosaicos, plásticos en las ventanas y ahora vidrios, cartones en las paredes y ahora ladrillos.

Pero también pensemos en el esfuerzo que significa comprometerse en empresas de este tipo. Salir a conseguir ladrillos, cemento, tirantes, aberturas. Tocar todas las puertas. Unas que se abren, otras que se cierran.

El 11 de febrero, a las 20, en la Asociación Bancaria, Efecto Mariposa se relanza y está pidiendo que nos sumemos. Sumarse no implica, necesariamente, poner guita.

Sumarse puede ser ayudar a abrir puertas para conseguir materiales nuevos o en desuso. Sumarse puede ser ir a la obra a pegar un ladrillo, clavar un clavo o cebarle mate a los que lo hacen.

Y lo más importante. Sumarse te va a hacer bien a vos, ya que vas a adquirir otra dimensión de lo que es vivir en comunidad y construir una sociedad mejor.

El 11 te esperamos.