Sharing is caring!

Los artículos por los que se acusa al Donald Trump de abuso de poder y obstrucción del Congreso fueron enviados este miércoles al Senado, donde el proceso de destitución contra el presidente, el tercero en la historia de Estados Unidos, iniciará el próximo martes.

Trump deberá enfrentar dos cargos -abuso de poder y obstrucción al Congreso- por las presuntas presiones para convencer a Ucrania a abrir una investigación sobre el demócrata Joe Biden, su potencial rival en las presidenciales de noviembre.

Tras acusar formalmente al mandatario en un voto el 18 de diciembre en la Cámara Baja, dominada por los demócratas, los congresistas, aún divididos por líneas partidistas sobre el asunto, avalaron el miércoles transferir el acta con los cargos al Senado, así como la nominación de siete entre sus filas elegidos para ejercer de fiscales en el juicio contra el mandatario.

Un poco más tarde, la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, firmó el acta de acusación durante una ceremonia solemne.

«Es muy triste, muy trágico para nuestro país, que las acciones del presidente para socavar nuestra seguridad nacional, violar su juramento y poner en peligro la seguridad de nuestras elecciones, nos han llevado a este lugar», dijo. E indicó: «Hoy entramos en la historia».

AFP / Jose Luis Magana. En el Capitolio, sede del Congreso de EEUU, los cargos para el proceso de destitución de Trump fueron trasladados desde la Cámara de Representantes hasta el Senado, el 15 de enero de 2020

«Este presidente tendrá que hacerse responsable», agregó. «Nadie está sobre la ley».

En carpetas azules, los cargos del juicio político fueron llevados por los pasillos del Congreso al Senado, una formalidad que subraya la gravedad del momento de convertir a Trump en el tercer presidente en la historia estadounidense en enfrentar un proceso de destitución.

El jefe de la mayoría republicana en la Cámara Alta, Mitch McConnell, anunció que la lectura formal de los artículos de la acusación en la Cámara Alta será el mediodía del jueves (17H00 GMT).

Después ese día, el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, quien presidirá el juicio político, será juramentado.

Pero «el juicio comenzará de verdad el martes», dijo McConnell.

«Este es un momento difícil para nuestro país, pero este es precisamente el tipo de momento para el cual los redactores crearon el Senado», afirmó el líder republicano, en referencia a los autores de la Constitución de los Estados Unidos.

AFP / Vincent LEFAIJohn Roberts

«Confío en que este cuerpo puede elevarse por encima del cortoplacismo y el enfrentamiento febril entre sectores y servir a los intereses de largo plazo de nuestra nación. Podemos y debemos hacerlo», apuntó McConnell, un fiel defensor de Trump.

«Sentimos que estamos llevando a cabo la voluntad de los redactores de nuestra constitución, y esa es una carga bastante pesada», dijo el legislador demócrata Adam Schiff, quien lideró las investigaciones sobre el caso ucraniano y que ahora dirigirá el equipo de fiscales en el juicio contra Trump.

– «Dos semanas» –

El millonario es acusado de retener secretamente 391 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania entre julio y septiembre para presionar a Kiev a que investigara al exvicepresidente Joe Biden, líder en la carrera por la nominación presidencial del partido demócrata 2020.

AFP / Brendan SmialowskiEn una ceremonia muy protocolar, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, firmó el acta de acusación, que imputa a Trump por abuso de poder y obstrucción al Congreso

También es acusado de obstrucción del Congreso por no enviar documentos esenciales para el buen funcionamiento del juicio y por evitar que personas clave de su administración testifiquen en este proceso.

La próxima batalla se librará por los pedidos de los demócratas a la citación de testigos y documentos que la Casa Blanca bloqueó en la investigación preliminar.

McConnell, cuya sólida mayoría republicana en el Senado establecerá las reglas para el juicio de Trump, se ha negado a aceptar invitar a testigos al juicio antes de que se entreguen las declaraciones y argumentos iniciales.

Un funcionario de la administración Trump dijo a periodistas el miércoles que esperan que el juicio no dure más de dos semanas, sugiriendo que McConnell podría usar su mayoría republicana 53-47 en el Senado para sofocar los llamados a testigos y llevar rápidamente los cargos a votación.

«Creo que es extraordinariamente improbable que vaya más allá de dos semanas», dijo el funcionario, bajo condición de anonimato.

Dado que las reglas de juicio político requieren una super mayoría de dos tercios para condenar y destituir a un presidente, se espera ampliamente la absolución de Trump.

Este miércoles, más temprano, Trump ridiculizó la investigación y el juicio, como lo ha hecho durante meses. «Aquí vamos de nuevo, con otra estafa hecha por demócratas-que-no-hacen-nada», escribió en Twitter.

– Equipo con experiencia –

Además de Schiff, el equipo acusador estará integrado por el presidente del Comité Judicial, Jerry Nadler; el presidente del Caucus Demócrata, Hakeem Jeffries; Zoe Lofgren, veterano de dos investigaciones de impeachment anteriores, y otros tres demócratas de alto rango.

El exfiscal federal Elie Honig dijo que los legisladores elegidos destacaron por sus antecedentes en el sistema legal de los Estados Unidos, varios de ellos exabogados federales.

Los demócratas «señalan que tienen la intención de hacer esto como un juicio penal y no como un espectáculo político», dijo Honig.

Los 100 senadores actuarán como jurado y se les exigirá que permanezcan en la Cámara durante todo el tiempo que dure el juicio.