Internacionales

EL MUNDO: En medio de tanto dolor, México rescata vidas entre escombros

Sharing is caring!

Al menos 225 personas han muerto hasta ahora por el devastador terremoto de 7,1 grados en la escala de Richter que estremeció con una furia inaudita a la capital mexicana y varios estados vecinos, pero la cuenta de víctimas no se detiene y sigue ascendiendo.

El ambiente este martes en la metrópoli de 20 millones de habitantes, contando los alrededores, era de estupor y crispación y los rostros de la gente lo decían todo: preocupación, tristeza, incertidumbre, a veces llanto y desesperación.

Virginia, que es bióloga y Gabriela, jubilada, que viven muy cerca de la escuela que se derrumbó, reflejan como pocos este sentimiento, sentadas en la vereda de la calle Escalera, barrio Prado Coapa Segunda Sección, frente al edificio donde vivían, de clase media, próximo a una plaza comercial.

Las autoridades desalojaron el inmueble después de una revisión a cargo de peritos, por sufrir daños estructurales, y ambas mujeres se les ve llorosas pidiendo ayuda para poder sacar sus bienes e irse a un lugar seguro.

«Las empresas de mudanzas no quieren venir a ayudarnos porque tienen miedo de entrar a nuestros apartamentos. Necesitamos cajas para meter nuestras cosas y poder irnos», indicó a ANSA Virginia, que planea irse a un alojamiento de religiosas, en tanto Gabriela señala que se irá a vivir con una de sus hijas.

«Esto es todo mi patrimonio, invertí en él todos mis ahorros y es lo único que me queda. No tengo más», señala con lágrimas en los ojos y la voz ahogada.

En esa misma calle, el corresponsal pudo constatar como varias fachadas se desprendieron y los fragmentos aún no eran removidos del suelo, mientras que algunos otros edificios estaban vacíos y los portones abiertos y torcidos por el movimiento telúrico.

Escenas similares se pueden observar en otras zonas de la capital, donde hay diversas calles bloqueadas en las cuales se impide el paso por temor a que haya una nueva réplica que provoque el desplome de construidas severamente dañadas.

Hay además varios edificios derruidos con personas atrapadas donde laboran cientos de voluntarios en barrios de clase de moda como Roma, Condesa y Del Valle, que en los años recientes sufrieron un «boom inmobiliario» bajo el voraz apetito de las empresas constructoras, según denuncias de ciudadanas.

La buena noticia, si es que puede haber una, es que por la noche al menos 52 personas fueron rescatadas con vida, según el jefe de gobierno de la capital Miguel Mancera, en medio de los gritos jubilosos de los rescatistas, según las imágenes difundidas por las redes sociales que rápidamente se viralizaron.

El coordinador de Protección Civil del ministerio de Gobernación (interior), Luis Felipe Puente, dijo que la Ciudad de México registraba el mayor número de víctimas, con 94 muertes, mientras que en Morelos se reportaban 71 fallecidos.

En el estado de Puebla se registran al menos 43 muertos, en el Estado de México sumaban 12 muertos, tres en Guerrero y uno más en Oaxaca (sureste) y el más castigado por el temblor del pasado día 7, de 8,2 grados en la escala de Richter, el más poderoso en un siglo.

El Servicio Geológico de Estados Unidos reveló que el epicentro del terremoto se ubicó en la frontera entre los estados Morelos y Puebla.

El presidente Enrique Peña anunció a través de Twitter su decisión de decretar tres días de duelo nacional y dirigiéndose a los familiares de las víctimas dijo que «México comparte su pena», bajo el hashtag «Fuerza México».

Peña recorrió anoche el colegio privado Enrique Rebsamen, ubicado la zona de Villa Coapa, suroeste de la capital, para supervisar las labores de rescate, a cargo de la Marina y hoy viajó a Jojutla, estado de Morelos, otra de las zonas más castigadas por el terremoto.

Amplio sectores de la capital y los estados vecinos aún carecían de agua y de energía eléctrica, en medio de un intenso patrullaje policial ante reportes de robos a viviendas y personas.

En el Anillo Periférico, la principal vía rápida de la ciudad, se reportó que personas atrapadas en el intenso tráfico, fueron asaltadas por ladrones que los sorprendieron invadiendo la vía. (ANSA).