miércoles, julio 17, 2024

Internacionales

Los Juegos están en marcha

Sharing is caring!

Con un monumental show en el Maracaná, esta noche arrancan los Juegos Olímpicos, mientras el presidente interino Michel Temer dice estar «preparadísimo» para recibir silbidos en el estadio de Río de Janeiro.

El acontecimiento deportivo más importante del planeta arranca con un show de más de tres horas, con escenografías gigantescas que evocan la historia de Brasil y el desfile de los equipos olímpicos con el velocista Usain Bolt como figura excluyente.

El mayor medallista de la historia, el nadador Michael Phelps, será el abanderado de la delegación norteamericana mientras en la brasileña estará el astro Neymar, que ayer tuvo opaca actuación en el empate 0-0 ante Sudáfrica.

Temer, que asumió el 12 de mayo, reconoció hoy que tuvo que enfrentar una serie «de obstáculos ya sea políticos o económicos» en los meses que precedieron a la apertura de las Olimpíadas.

El mandatario interino expresó al mismo tiempo su satisfacción al decir que «después de años de preparación llegamos al gran día, la realización en Brasil de los primeros Juegos Olímpicos de América del Sur».

De hecho esta ceremonia dará marco a la presentación internacional de Temer ante los líderes del mundo, como por ejemplo el premier italiano Mateo Renzi, el presidente francés Francois Hollande y el argentino Mauricio Macri.

También eran aguardados el secretario de Estado norteamericano John Kerry y el secretario general de la ONU, Ban ki-Moon, en una ceremonia que contará con 45 dignatarios, prácticamente la mitad que en Londres 2012.

El reducido número de mandatarios se explica en la controvertida coyuntura política y el recelo a que haya atentados terroristas, luego de la detención días atrás de trece brasileños sospechados de vínculos con Estado Islámico.

Peritos antibombas y agentes de inteligencia realizaron hoy un rastrillaje final en el gramado. Los accesos de varias dependencias del estadio están custodiados por miembros de las Fuerzas Armadas y de la Fuerza Nacional de Seguridad. La tensión es uno de los trazos que definen al clima político brasileño donde este viernes miles de manifestantes gritaron «Fuera Temer» frente al tradicional hotel Copacabana Palace.

Esa protesta obligó a que los organizadores desvíen el recorrido de la antorcha olímpica que finalizará su marcha a las 20 horas (23 GMT) cuando ingrese triunfal al Maracaná.

Otra concentración de repudio al mandatario fue convocada precisamente en los alrededores de ese emblemático estadio en la zona norte carioca.

En estas protestas demandan la restitución de la presidenta suspendida Dilma Rousseff, quien también goza de muy baja popularidad luego de un año y medio de protestas exigiendo su salida.

En un texto divulgado por la Presidencia de la República, Temer alude a esta coyuntura política controvertida en la que se enmarcan las Olimpíadas.

«He llamado la atención sobre la necesidad urgente de pacificar la nación y unificar a Brasil, vamos a recibir este evento deportivo inspirados en nuestra tradición de paz y harmonía».

A pesar de convocar a la conciliación, Temer declaró recientemente que está «preparadísimo» para recibir una silbatina este viernes cuando pronuncie la frase de 10 segundos que formalizan el inicio de los Juegos.

«Temer abre las Olimpíadas preparado para recibir abucheos del público» en el Maracaná, escribió en su portada el diario Valor Económico.

Fuentes del Palacio del Planalto, sede del gobierno, estiman que «la eventual hostilidad del público será percibida como una crítica a toda la clase política y no sólo hacia el presidente interino», escribió Valor. (ANSA)