Sharing is caring!

Las lluvias torrenciales que afectan Francia desde el martes se desplazaban este jueves a la capital, provocando el cierre del Louvre para proteger sus obras, mientras que en Alemania, las inundaciones dejaron al menos nueve muertos.

Tras las fuertes lluvias de los últimos días en París, el Sena aumentó su nivel a 5,10 metros este jueves. Las autoridades pidieron vigilancia y calculaban que podría llegar a 6 metros el viernes. En la región parisina y en dirección sur, en la región vecina de Centro-Valle de Loira, nueve departamentos estaban aún en alerta, con más de 20.000 hogares sin electricidad.

En el corazón de París, a orillas del Sena, el museo del Louvre está bajo «alerta general de inundación» y permanecerá cerrado el viernes para evacuar «de forma preventiva» las obras conservadas en los depósitos, indicaron sus responsables. Igualmente, el Museo de Orsay canceló su apertura nocturna de este jueves.

5dcd320895181c09e953ece74139960c49855c4f

AFP / Alain BOMMENEL, Iris de VERICOURT, Jonathan STOREY

Con motivo de la inundación de los muelles a ambas orillas del Sena, se interrumpió el transporte fluvial y se cerraron una línea de tren regional que atraviesa la capital y las vías de acceso rápido del tráfico.

En Nemours, una de las ciudades más afectadas a 80 kilómetros al sur de París, el agua superó niveles históricos. El primer ministro, Manuel Valls, que se desplazó para constatar los daños este jueves, anunció la creación «de un fondo excepcional de apoyo» a las víctimas.

El presidente François Hollande anunció que se reconocería el estado de catástrofe natural a partir del próximo miércoles durante el Consejo de Ministros.

Tanto en esta ciudad como en Longjumeau, a unos 20 kilómetros al sur de la capital, las barcas navegaban en las calles del centro inundado desde el miércoles llevando a tierra firme a los habitantes privados de electricidad y calefacción, constataron unos fotógrafos de la AFP.

– Muertos y desaparecidos en Alemania –

En Baviera, al sur de Alemania, el balance de las inundaciones aumentó este jueves a nueve muertos y tres personas desaparecidas, un hombre de 65 años y una pareja de ancianos sobre los que la policía local teme lo peor.

6d5880541b05581edccde79b61105dd5a1132983

AFP / Christof Stache. Un vehículo volcado tras ser arrastrado por las aguas en una zona residencial inundada por las fuertes lluvias, en Simbach am Inn, sur de Alemania, el 2 de junio de 2016

En la localidad alemana de Simbach am Inn, epicentro de las inundaciones el miércoles, el nivel del agua bajó en las calles de la ciudad, después de que alcanzara en algunas zonas los techos de las casas. Durante el día, la única calle principal del centro seguía inundada y los habitantes se dedicaban a limpiar el barro acumulado en sus casas, según unos periodistas de la AFP en el lugar.

Fue en esta pequeña ciudad de 10.000 habitantes, cerca de la frontera austriaca, donde los socorristas descubrieron en una casa inundada cuatro cuerpos de mujeres, tres de ellas de una misma familia.

«Sigo de cerca todo lo que está ocurriendo (…) lloro por la gente que murió en las inundaciones, estoy junto a las familias devastadas por las catástrofes», declaró la canciller Angela Merkel. «Esta situación de emergencia muestra que en Alemania somos solidarios. Gracias (…) a los que están sobre el terreno estos últimos días», añadió.

En la localidad alemana de Simbach am Inn, epicentro de las inundaciones el miércoles, el nivel del agua bajó en las calles de la ciudad, después de que alcanzara en algunas zonas los techos de las casas. Durante el día, la única calle principal del centro seguía inundada y los habitantes se dedicaban a limpiar el barro acumulado en sus casas, según unos periodistas de la AFP en el lugar.

8acc6cd1d0b766ac4f5b6a00b70c76546aecb894

AFP / Alain Bommenel, Kun Tian. Lluvias e inundaciones en Europa

Fue en esta pequeña ciudad de 10.000 habitantes, cerca de la frontera austriaca, donde los socorristas descubrieron en una casa inundada cuatro cuerpos de mujeres, tres de ellas de una misma familia.

«Sigo de cerca todo lo que está ocurriendo (…) lloro por la gente que murió en las inundaciones, estoy junto a las familias devastadas por las catástrofes», declaró la canciller Angela Merkel. «Esta situación de emergencia muestra que en Alemania somos solidarios. Gracias (…) a los que están sobre el terreno estos últimos días», añadió.

Después de una visita a los cantones inundados, el ministro bávaro de Finanzas, Markus Söder, hablaba de «tsunami de lluvia» y la ministra bávara de Medio Ambiente, Ulrike Scharf, de inclemencias «de dimensiones nunca vistas», atribuyéndolo al cambio climático.

Este jueves, el agua arrastró los troncos de un almacén de madera de un aserradero en el centro de Simbach am Inn. La mayoría de los comercios fueron arrasados por el agua y por estos troncos de árboles que destrozaron los escaparates.

En el norte de Austria, donde los bomberos intervinieron el miércoles cientos de veces, la situación volvió casi a la normalidad este jueves.