lunes, julio 15, 2024

Locales, Opinión

OPINIÓN: «El chiquero» vuelve y será millones

Sharing is caring!

Por Miguel Abálsamo.

«Tomare decisiones sobre la playa de estacionamiento de camiones «El Chiquero» de Quequén..» se lo escuchaba decir con convicciones firmes al intendente del distrito doctor Facundo López, en plena campaña electoral que luego lo llevaría al máximo nivel político lugareño , sentarse en el sillón mayor.

Y el intendente cumplió.

Dio de baja a la concesión por 30 años, que con el voto de la mayoría de los concejales un año atrás había abierto el paso para la privatización de una estratégica zona quequenense, la playa de estacionamiento de camiones denominada «El Chiquero», obtenida mediante presentación de Iniciativa Privada por la firma «Playas de Camiones de Quequén S.A», que tiene como cabeza visible al empresario Guillermo Martínez.

La historia de «El Chiquero» es rica en situaciones, controversias, disputas, diferencias políticas, con fuertes intereses sindicales y empresariales donde en el medio como perjudicado se encontró el transportista, muchas veces desamparado ante tanta indolencia de los actores que deberían haber solucionado todas las penurias que siguen pasando.

El extraño mundo político local también es tema de análisis, pues fue precisamente el Frente para la Victoria en la Municipalidad de Necochea, administración del sindicalista José Luis Vidal y basado en la concejala  Ana Asa, una confesa kirchnerista a veces hasta sobreactuando, quienes abrieron la puerta para ir a jugar con la privatización de la playa, y contrariamente otros sectores a los que tildan de menos progresistas, nacionales y populares habían puesto objeciones.

Es cierto que en política no es lo que se dice a veces para la propia tribuna sino lo que se hace lo real, y el Frente para la Victoria en la Intendencia fue la voz decisiva para la privatización, no sin excepciones que no tuvieron peso para cambiar esa historia, caso los concejales Luciano Lescano y el licenciado Ricardo Calcabrini, o el periodista Horacio Castelli cuando le tocó ocupar la banca o en su rol de comunicador social, a decir verdad y sintetizar con justicia, los únicos «K» que querían la privatización eran quienes gobernaban en ese período.

El intendente dijo «basta».

Cansado de la situación, analizador de las obras prometidas que no se cumplieron y el estado de abandono que seguía evidenciando la playa de camiones, sumado a reclamos de voces muy fuertes de transportistas hastiados de la situación

Por «El Chiquero» pasan anualmente uno promedio entre 120 mil y 130 mil camiones, dejando una recaudación estimada en los quince millones de pesos anuales, manejado por un personal conocedor del lugar, y con sectores a concesionar como un restaurante para los trabajadores del volante, lavadero de camiones, propio suministro de combustible, y hasta la posibilidad de un lugar futuro donde dormir con la propia familia, siendo elemento clave el mejoramiento de las calles de acceso y salida, que ante la menor lluvia se tornan intransitables.

La historia del lugar daría para un libro, desde sus comienzos en la época del intendente doctor Domingo Taraborelli, cuando el objetivo era la colocación de un un lugar de descarga de mercadería que ingresase a Necochea-Quequén, convirtiéndose en la intendencia del doctor Julio Municoy en playa de camiones, con la presencia de un privado que defraudo a propios y extraños, luego en la comuna conducida por el radicalismo del doctor Daniel Molina se recuperó para el estado, siguiendo con las falencias y denuncias de todo tipo, desde hechos de inseguridad a dobles facturaciones a los transportistas y recaudación que no llegaba en su totalidad a las arcas municipales, situación que valió una investigación, que como tantas en la Argentina se fue extinguiendo con el tiempo.

Desde el privado hasta el estado se manejó muy mal, en el año último concesionado nada mejoró, creo que ha llegado la hora decisiva para terminar con tanta desidia, ponerle final a la inercia.

Los próximos pasos.

El intendente ya comunicará el lunes a los concesionarios sobre la decisión, esperará tener el apoyo del arco político con representación en el Concejo Deliberante, donde una amplia mayoría dará su respaldo sin lugar a dudas y llegará el momento de la organización.

Colocará rápidamente una persona designada desde el estado al frente, se habla de la presencia de trabajadores municipales cumpliendo las tareas, lentamente a realizar las obras que nunca se hicieron o recuperar espacios perdidos y analizar algunas posibilidades.

La segura es la presencia estatal al frente de la playa.

La segunda será la de concebir una sociedad mixta, con presencia privada y estatal, existiendo experiencias positivas al respecto, Sociedades de Estado, con instituciones (caso Consorcio de Puerto Quequén, por citar ejemplo), regulando el funcionamiento con transparencia y agilidad, órgano creado en 1974 por José Ber Gelbard, Ministro del General Juan D. Perón en aquellos momentos de la historia nacional.

La confiabilidad en esta nueva etapa estará dada por cumplir las promesas expuestas tantas veces y reclamadas por años por los hombres del volante, este será el paso inicial para encauzar la playa de camiones, salir del pozo de siempre y ver definitivamente una luz, no de la noche a la mañana, pero ver las diferencias en el corto plazo para alcanzar los objetivos deseados en el largo.

La administración municipal actual viene tomando resoluciones esperadas en años.

Hace unos días hablamos de la valuación fiscal que están revisando pormenorizadamente cotejando lo que pagan comerciantes, empresas y particulares en ARBA (Agencia Recaudadora Buenos Aires) y en nuestra ciudad, observándose diferencias siderales que llegan a los 243 millones de pesos, perdiendo de recaudar nuestro  estado municipal varios millones de pesos.

Ahora recuperará la Playa de Camiones y también de allí ingresará un promedio de quince millones de pesos anuales, cuando al momento los concesionarios abonaban un canón de 125 mil pesos mensuales.

La culpa no es del chancho sino de quien le da de comer, no nos equivoquemos cuando juzguemos a los empresarios, que  tienen su cuota parte de responsabilidad, seamos severos con aquellos que dejan hacer y dejan pasar, los políticos que tienen poder de decisión.

El doctor Facundo López sigue tomando decisiones firmes, sabe que lo importante es hacer antes que la pasividad que suele ser cómplice de los fracasos.

La política necochense anda en patines, en parte algunos van donde desean y en parte a donde te llevan esos malditos patines.

Metáfora mediante se asemeja a nuestra realidad, en el presente direccionan esos patines, muchas administraciones pasadas se dejaban llevar por patines que manejaban otros.

One thought on “OPINIÓN: «El chiquero» vuelve y será millones

  1. Miguel, que se puede hacer con aquellos concejales del pueblo que votaron para la privatisacion del Chiquero, pongan nombres y apellidos para que el pueblo lo sepa.
    No son equivocados, son negocios con los empresarios, los de siempre los que conocemos bien y por suerte la gente no los quieren ni ver pero el mal se lo han echo a los necochenses, no tienen verguenza ,por favor digan los nombres de los concejales que dieron el chiquero.

Comments are closed.