Sharing is caring!

El Presupuesto 2016, es una prioridad para el Ejecutivo Municipal de Necochea, ya que actualmente está prorrogado el del año 2014, ya que las autoridades interinas del Frente para la Victoria, nunca intentaron aprobar el del año pasado.

Como no existe información oficial por parte del bloque de concejales del Frente Renovador, que parece no saber ubicarse aún en el panorama político local, desde los medios periodísticos se intenta avanzar informativamente a través de canales oficiosos.

De acuerdo, a las versiones que hemos podido recabar, el aumento final de las tasas municipales estaría alrededor del 35% por ciento y aún se sigue discutiendo el desdoblamiento de la tasa a la higiene para pagar por separado a la empresa recolectora de residuos.

Más allá que estos ítems deben ser aprobados en la Fiscal Impositiva, el Presupuesto se votaría con anterioridad y luego se ajustarían los números.

Esta es una medida que no le gusta al titular de Economía, Lic. Jorge Mancuso quién quería tener primero los números reales de la recaudación futura a través de la Fiscal, como es lógico, y luego elaborar el Presupuesto definitivo y real.

Las argucias políticas de la oposición, con mucho camino recorrido y la falta de experiencia de los ediles del oficialismo llevó al ejecutivo a un camino sin salida donde además se suma que sin el presupuesto aprobado no pueden poner en vigencia el nuevo organigrama municipal y hay varios funcionarios que no han podido asumir.

Mañana martes, está convocada una sesión especial a las 10 de la mañana, donde se aprobaría el Presupuesto 2016, solo con los votos del bloque oficialista al pactarse la absolución de los bloques de la oposición.

Aunque, hay que decirlo, no todos los opositores seguirían este camino, algunos de los bloques unipersonales acompañarían la aprobación del Presupuesto.

Sin dudas, en el Concejo Deliberante de Necochea se ha producido una fuerte lucha donde finalmente lograron la destitución de un intendente luego de una ardua pelea encarada por los ediles en ese momento oficialistas del Frente para la Victoria.

En este momento, el Frente Renovador parece no contar con concejales de la experiencia de Noemí Cesio o Ricardo Calcabrini, para defender la gestión de Facundo López y tendrá que trabajar mucho para inculcar esa experiencia el Secretario General del Municipio, Luis María Alsinet.

Si no logran posicionarse fuertemente frente a los duros embates del Partido Fe y del Frente para la Victoria, el ejecutivo va a sufrir una anemia de poder cada vez más evidente y terminará solamente sobrellevando la administración sin poder hacer más que pagar sueldos.