viernes, diciembre 09, 2022

Locales, Opinión

OPINIÓN: Un dúo dinámico

Sharing is caring!

Por Miguel Abálsamo.

Crónica de un final sabido en la playa de estacionamiento de camiones «El Chiquero» de Quequén, resultado casi final cantado salvo un detalle, la presentación de un Recurso de Amparo por parte del Sindicato de Fleteros del distrito, que tiene a definición el señor Juez Ernesto Juliano, donde en pocas horas podrá tomar la determinación de paralizar cualquier avance de los empresarios de la prestamista financiera Tasa S.A. Guillermo Martínez y Ramiro Fernández Candia, actuales dueños de un ya vencido contrato de Recolección de Residuos, prorrogado ilegalmente por dos veces, la primera administración del alcalde radical Daniel Molina en 2010, la segunda en el actual gobierno, con anuencia de los concejales, y con un pliego de bases y condiciones que el área Legal y Técnico Municipal quiere imponer en 400.000 pesos, seguramente rectificado por la observancia y raciocinio de los 19 ediles.

A nadie escapa que Martínez y Fernández Candia vienen por diferentes  métodos imponiendo condiciones y fijándole pautas al poder político en sus dos expresiones, Ejecutivo y Legislativo, evadiendo reglas, no cumpliendo pautas, y jactándose que «sobran amigos en la política».

La empresa Playa de Camiones Necochea-Quequén presentó una iniciativa privada que no alcanzó la mayoría en el HCD pero igualmente todo vale y siguió adelante, tan siquiera es una iniciativa privada, puesto que privados ya presentaron iniciativas y condujeron la playa de camiones en otros años.

Ese traje a medida con moñito paquete y camisa al tono que resultó el pliego de bases y condiciones para los dos empresarios «amigos» de los poderes, sin embargo tuvo tropiezos, primero la desvalorización de ambos ante la sociedad, cierto alejamiento de compañeros de ruta que no quieren verse involucrados en turbulencias y un Departamento Ejecutivo que al menos, algo que no pasa en otros años, trata de colocarle un obstáculo a tanto avance desmedido de pretender convertirse en dueños de los negocios en el distrito.

La licitación fue una jornada rayando lo vergonzoso, con acusaciones cruzadas entre dos empresas, la de  Martínez-Fernández Candia y la capitalina Muratore S.A. quien anduvo promocionando lo suyo como si tratará de vender un producto en el mercado veraniego.

Finalmente el dúo dinámico tendrá unos días para arreglar papelitos, reunirse café mediante con dirigentes para cerrar esta operatoria y nadie impediría que concreten el objetivo trazado de tiempo atrás.

Obviamos las dos empresas restantes en el proceso licitatorio no merecen análisis alguno por sus inexistencias y simplemente son satélites de Martínez-Candia para distraer a la opinión general y querer demostrar la alta competividad de la licitación con 4 empresas participando.

La aparición de un Recurso de Amparo del Sindicato de Fleteros colocó la posibilidad de un parate al avance, si así lo dispone el juez Ernesto Juliano en la semana entrante.

La perfecta presentación del Amparo gira en los números que no alcanzaron en el legislativo para obtener mayoría a la Iniciativa Privada de Candia-Martínez, y un hecho claro, un juicio que todavía no tiene definición ,entablado por el señor Alberto Dutra, quien con su empresa Compañía Web 21 Corporation S.A fue alejado de la concesión, pretendiendo en la justicia recuperar el predio de «El Chiquero» y la indemnización por del dinero no recaudado en años que le quedaba de concesión.

El amparo no ingresa en ninguna posición de privatismo o estatismo, seguimiento del estado municipal o aparición de empresas privadas para administrar la playa, lo que trata de evitar es que «Juan Pueblo», ergo, estado municipal que somos todos nosotros, terminemos en el corto o mediano plazo pagando juicios millonarios por errores que erar evitable.

Lo que más extraña es cuando se discutió en la sala del sesiones del Concejo Deliberante, el llamado a proceso licitatorio, dirigentes que sabían muy bien esta situación no abrieron la boca para alertar, caso los ediles radicales Fernando Khun y Alberto Esnaola, quienes durante el alejamiento de Dutra de la concesión de «El Chiquero», fueron concejales y coparon ,caso Esnaola, la Secretaría de Gobierno del municipio, situación similar en el caso de la concejala del Frente para la Victoria, Ana Asa, quien vivió absolutamente esa época y conoce a la perfección la situación.,

Necochea debe «democratizar el empresariado»-.

No puede permitir el poder político que aquellos que no fueron votados legislen, armen pliegos de bases y condiciones, impongan criterios y decidan más que los propios dirigentes políticos.

El traspaso de la playa de camiones a manos privadas en esta conflictividad actual resultaría en el corto plazo un problema judicial para la Municipalidad y aquellos concejales que sigan adelante con esto, precisamente en un año electoral, quedar muy mal parados ante la ciudadanía.

Empresarios que no con caballos de comisarios, parecen ser caballos y comisarios.

El poder político debe ponerse los pantalones largos.

En poco tiempo tendremos el llamado a licitación de la Recolección de Residuos, donde también estarán el dúo Martínez-F. Candia tratando de quedarse con otro «cachito» de ciudad. Siempre los mismos nombres del elenco estable y los idénticos protagonistas de la misma novela.

Flaco favor le haremos a las inversiones que pretendemos lleguen al distrito y a empresarios que miran nuestro territorio alentados por la posibilidad de desembarcar con nuevas ideas y aportes económicos, si ven que las reglas de juego no están claras, con árbitros y jueces de línea que tienen inclinaciones para un lado.

Una manera de transparentar, y al menos remediar tantos errores, o actitudes definidas a favor de un grupo empresarial será abrir espacios a nuevos empresarios, terminar con los mismos de siempre ,que suelen no respetar normas, incumplir con pliegos de bases y condiciones.

En condiciones normales, un grupo empresarial que destruye al medio-ambiente a través de una planta de disposición final de residuos que quema a cielo abierto, nunca hizo los trabajos correspondientes, contamina las napas de agua de nuestra sociedad afectando lo que bebemos diariamente especialmente nuestros niños, no paga las indemnizaciones a sus 94 empleados, pretendiendo que lo abone el Municipio, repito, todos nosotros, anda con los camiones sin patente, sin que ningún inspector de tránsito pregunte nada , o el inspector municipal, ciego, sordo y mudo no haya aplicado multas por falencias en los servicios, que existen y muchos,  los trabajadores estén sin ART (Aseguradoras de Riesgo del Trabajo), con Obras Social cortada, dentro de una larga lista de ilegalidades, merecería ese grupo empresarial, Servicios Ambientales S.A serios apercibimientos, rescisiones de contrato, anulación de prórrogas ilegales, como mínimo.

¿Cuál es la extraña relación de este grupo empresarial con el poder político necochense hace muchos años?

Sobre las suposiciones que abundan, las dudas que sobran y los comentarios que se multiplican, hay una verdad irrefutable, si no se rompe esa sociedad nuestro distrito continuará en la senda de «todo se arregla», «todo se compra», «todo se vende».

No podemos darle vuelta a los conceptos cuando lo sospechable está a la vista, hasta de cualquier ciego que se desplaza con bastón blanco.

Este dúo dinámico, Martínez- Candía, tiene sus intereses en el Puerto local, área estibaje y en la playa de ACA, lugar que deja mucho que desear mientras se promete cielo y tierra en los nuevos tiempos de «El Chiquero», con negocios anexos, ligados al estado.

Nadie reniega del empresariado, debe ganar dinero y dar trabajo, pero también debe ser controlado para que no pongamos a cuidar el gallinero a los zorros, el final esta cantado, nos quedamos sin gallinas, salvo algunas pocas que cacarean en soledad cuando ya les sacaron el lugar en el gallinero.

Necesitamos nuevos empresarios, abrir las puertas, que ingresen otras caras y otras formas, sin que se tengan que alejar los de siempre, simplemente que las reglas de juego sean claras y transparentes, que la democracia les toque a todos, y nadie se adueñe de las decisiones de los políticos que vota  la gente.

Necochea tiene en pocos días dos hechos claros para encarrilar el rumbo.

Dejar desierta la licitación sobre «El Chiquero», realizar una nueva convocatoria sobre la misma, donde todos corran por la misma senda sin  ventajas empresariales.

El llamado a la nueva concesión de la Recolección de Residuos y Planta de Tratamiento de los mismos.

Si en ambos casos la transparencia esta presente, habremos dado un paso importante como distrito.

Caso contrario descenderemos escalones.

Y lo peor, escalones con malos olores,  casi como si estuviesemos en «un chiquero», repletos de «basura»…..con un dúo dinámico dueño y señor de la ciudad.

Si no peleamos para acabar con todo esto, terminaremos siendo parte de todo esto.