Nacionales

El INTI, único organismo público de certificación

Sharing is caring!

 

Por: Karina Bisciotti (HILOINTI)

Las actividades de certificación tienen su inicio en el INTI en el año 1998, a partir de la promulgación de resoluciones gubernamentales que, con el fin de preservar la seguridad del consumidor, establecían la exigencia de la certificación obligatoria de ciertos productos para poder ser comercializados en el país, incluyendo tanto a los productos de fabricación nacional como los importados. Así surge la certificación de productos eléctricos y juguetes, entre otros.

Formalmente, en mayo de 2001 se crea en el INTI el Organismo de Certificación, con el propósito de satisfacer la demanda cada vez más creciente de certificación de productos en el ámbito obligatorio. El objetivo fundamental de este organismo es otorgar la certificación de acuerdo a las exigencias de las normativas internacionales, entre ellas la ISO 65 e ISO 67, basando sus actividades de evaluación de la conformidad en la infraestructura técnica de los laboratorios y en el personal altamente calificado del INTI. De esta manera, el Instituto se convierte en el único certificador de productos en el ámbito público.

Actualmente, más de diez rubros de productos distintos del ámbito obligatorio son certificados, siendo algunos de ellos las autopartes, bicicletas, cementos, artefactos eléctricos, juguetes y las caravanas para identificación animal. Paralelamente, se comienza a percibir en las empresas una necesidad de demostrar voluntariamente que sus productos son competitivos tanto a nivel nacional como internacional, ya sea destacando una cualidad diferencial o bien con la intención de dar respuesta a exigencias comerciales. De esta manera, la certificación se constituye en una herramienta que posibilita a las empresas lograr esa visibilidad requerida.

Así es que la certificación voluntaria de productos está tomando cada vez más fuerza dentro del INTI. Evidencia de ello es que en el tiempo transcurrido en este año, se ha duplicado la cantidad de certificados de productos emitidos respecto del año 2005, y ésta continúa aumentando.

Nuevas certificaciones

El Organismo de Certificación ha incorporado nuevas líneas de trabajo:

• Certificación de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) y HACCP, complementándose con la tradicional oferta de servicios de asesoramiento e implementación que se brinda desde los distintos Centros de alimentos.

• Certificación de Aptitud Técnica

• Certificación de Personal

Una novedosa línea de acción: certificación de personas

La certificación de producto como garantía de calidad es ampliamente conocida, sin embargo, la certificación de personal como garantía de la calificación e idoneidad de un operario reviste igual importancia en determinados ámbitos de la industria (ver nota en página 6).

El proceso de certificación de personal se lleva a cabo según los requisitos de la norma ISO 17024. Esta norma es de aplicación general, independientemente de qué tipo de oficio o actividad desempeñe la persona que solicita la certificación. A esto se lo denomina “esquema de certificación”. Un auditor, un soldador o un operario de Ensayos No Destructivos, será certificado siguiendo las pautas de un determinado esquema de certificación. A su vez, estos esquemas de certificación son tratados, consensuados y definidos por un Comité del Esquema, cuyos integrantes, representando a los distintos sectores relacionados (expertos, empresas, usuarios, organismos de educación, etc.), establecen los criterios técnicos que constituyen la base de la certificación.

La certificación de personal es una de las formas de asegurar que una persona cumple con los requisitos de un esquema de certificación. La confianza en los esquemas de certificación respectivos se logra por medio de un proceso de evaluación, subsiguiente vigilancia y reevaluaciones periódicas de la competencia de las personas certificadas. A diferencia de otros tipos de organismos de evaluación de la conformidad, una de las funciones características del organismo certificador de personas es llevar a cabo un examen que utiliza criterios objetivos para la competencia y la calificación. Este examen puede subcontratarse, pero no así la decisión de otorgar la certificación.

Desde hace varios años, el INTI ofrece sus servicios de calificación y capacitación de personal en Ensayos No Destructivos y soldadores, contando con una indiscutida trayectoria en el tema. Es así que, para responder a las demandas de los usuarios de estos servicios y siguiendo las tendencias de las normativas internacionales, se implementa en el INTI la certificación de personal.

Similarmente a lo que ocurre en la certificación de productos, donde los ensayos para verificar que se cumple una especificación determinada son realizados en un laboratorio técnicamente competente, en la certificación de personas interviene una entidad de calificación u organismo de calificación. Este organismo es el responsable por la evaluación o examen de la persona, siguiendo las pautas establecidas por el Comité del Esquema. Este examen mide la competencia del solicitante por uno o varios medios: escritos, orales, prácticos y por observación. La evaluación realizada por la entidad de calificación, permite al organismo de certificación tomar la decisión de certificar o no a la persona.

Las entidades de calificación operan según un determinado alcance para el cual han sido evaluadas y subcontratadas por el organismo de certificación.

Como toda certificación, una vez emitidos los certificados a las personas solicitantes, se definen las actividades de vigilancia con el fin de observar que la personas certificadas continúan cumpliendo con los requisitos particulares del esquema correspondiente.