domingo, mayo 26, 2024

Castelli, Locales, Opinión

Mentir no suma. Discutir enriquece

Sharing is caring!

Por Horacio Castelli*

La decisión que ha adoptado el Frente Renovador de disminuir la discusión del ante proyecto del Nuevo Código Procesal Penal, de que beneficia a los delincuentes en contra de la sociedad, en general es una actitud que postula la mentira por sobre el análisis serio de un tema “muy serio”.

El ante proyecto plantea el cumplimiento efectivo de las penas decididas por los tribunales de justicia y no como ahora que con la libertad condicional, las distintas posibilidades de pedidos que tienen los abogados pueden lograr que el delincuente salga muchos antes de cumplir la totalidad de la pena.

Hay que recordar que el cumplimiento efectivo de las penas conlleva inhabilidad para ejercer cargos, públicos; para realizar actividades comerciales y empresariales entre otras afectaciones que conlleva la condena. Hoy no ocurre eso.

En el ante proyecto del nuevo Código Penal en el artículo 164 se efectiviza la figura de delito para aquellos que especulan con aspectos económicos como AGIOTAJE que son aquellos delitos vinculados a los especuladores que “hiciera alza o bajar el precio de las mercaderías por medio de noticias falsas, negociaciones fingidas, o por reunión o coalición entre los principales tenedores de una mercancía o género con el fin de venderla o de hacerlo a un precio determinado”, lo que comúnmente decimos  acaparar y que hoy no está contemplado como delito.

Como explica la periodista Irina Hauser “A pesar de la riqueza y la vastedad temática del anteproyecto para un nuevo Código Penal elaborado por una comisión de juristas, algunos medios lo han presentado en tono de escándalo, haciendo hincapié en que se propone eliminar la prisión perpetua e introducir penas alternativas a la cárcel. La noticia es contada como si hubiera un plan para reducir las penas y, casi casi, como si se tratara de favorecer el delito o a sus autores. Es cierto que son dos aspectos innovadores del posible Código que –todo indica– entrará el año próximo en la discusión parlamentaria. Pero su sentido es casi opuesto al difundido, ya que uno de los objetivos de establecer escalas con alternativas al encierro es que la condena que imponga un tribunal se cumpla completa. Quizá sea un tiempo en una unidad penal y otro tanto con detención domiciliaria o trabajos comunitarios, por poner un ejemplo, pero el propósito es que se concrete de principio a fin.”

Bajar la discusión a que todos los delitos tendrán menos penas es minimizar la importancia de la modernización de un Código que tiene más de 70 años de creación y que no se ajusta para nada a los nuevos delitos que se producen en nuestra sociedad.

Muchos de los delitos que hoy no contempla el Código procesal penal son favorecedores de los delitos comunes que tanto preocupan (y con razón) a la sociedad de hoy. Si estos delitos comienzan a ser penalizados como propone el nuevo Código favorece la lucha contra los delitos comunes, de eso no hay dudas. Es plantear como le gusta al Frente Renovador, simplificando que dejarían de caer los chorlitos de siempre y comenzarían a ir a la cárcel los “peces gordos”

*Concejal del Frente para la Victoria de Necochea