Sharing is caring!

Casa de Beto Apablaza_thumb[2]

Por Bernardita Bielsa

El conocido ambientalista Rodríguez Pardo fue duramente cuestionado y tratado de traidor por un integrante de la comunidad mapuche. Ocurrió en Bariloche en el ámbito del Foro Regional Patagonia Conflictos Territoriales, Criminalización y Derechos Humanos llevado a cabo los días 6 y 7 de noviembre y que fuera organizado entre otros por la Red Nacional de Acción Ecologista RENACE.

Con posterioridad a la conferencia de prensa y al momento de las preguntas, Roberto Chiguay tomó la palabra y dirigiéndose a Rodríguez Pardo pidió saber acerca de porque “ni él ni las organizaciones acompañantes de la lucha antiminera dieron apoyo en su momento al proyecto de ley del diputado Zamora del año 2005 que impulsaba la derogación del paquete de leyes mineras vigentes”. Rodríguez Pardo – visiblemente ofuscado y molesto, contestó atacando  con frases ofensivas y subidas de tono a Chiguay, y no le bastó agredir al dirigente mapuche dentro del recinto, sino que hizo lo propio en la calle donde lo insultó y amenazó verbalmente en plena vía pública. No es esta la primera vez que Rodríguez Pardo se violenta encarnando luchas de poder ya que con anterioridad lo ha hecho con reconocidos profesionales y referentes en Esquel y Capital Federal, dando cuenta de estos arrebatos numerosos testigos.

Chiguay dice “lo ví parado ahí y lo ví a Roca. El patrono de la guerra, los crímenes y asesinatos. Por eso entré. No encontraba la diferencia, menos que menos cuando lo escuché hablar con ese tono de soberbia. Se esconden detrás de su verborragia y son dueños de una memoria prodigiosa, pero mienten. Nada en ellos en genuino. Son ambiciosos. Habrá que ver quien los mantiene, quien les paga, a quien responden” y agrega que “es un traidor” y que “utilizan las luchas y conflictos mapuches sólo para proyección personal”.

Proyectos de ley

Circularon entre los años 2003 a 2005 algunos proyectos de ley de derogación del marco normativo minero. El primero de ellos conocido como antientrega o de Reserva Estratégica Nacional de Moratoria Hídrica y Minera, preveía la iniciativa popular y para su tratamiento en el Congreso hacían falta un millón de firmas. Sin embargo el texto nunca se trató ni se discutió aún cuando había sido presentado dentro del ámbito de las asambleas. Temiendo perder el control de la lucha y de los discursos, las organizaciones top brillaron por su ausencia y sus reconocidos ambientalistas, disertantes y oradores salieron a la calle a parar la iniciativa, algunos con escuetos mensajes, los más obviando con el silencio cómplice algo que se sabía indispensable, frenándose así un proceso que debía terminar con la explotación minera a gran escala en el país. El propio Rodríguez Pardo “cajoneó el proyecto y lo detractó por los pasillos sin argumentos jurídicos y sin asumir un debate frontal sobre el mismo” (1).

Liliana Olveira del Centro de Observación de la Naturaleza (CONAT) objetó que “ante todo en algunos aspectos es inconstitucional”, desconociendo el Tratado Antártico vigente que impuso moratoria por el plazo de 50 años para el no uso de los recursos naturales allí existentes. Andrés Dimitriu de la Red Theomai pidió “prudencia, no tanto en el análisis, como en las afirmaciones contundentes. No porque sea malo tener ideas propias sino porque hay maneras y circunstancias para presentarlas que pueden confundir, sentar prioridades o frenar procesos de aprendizaje que requieren clima, igual que en un invernadero. Para eso hace falta tino”.

Cabe recordar que recién a fines del 2005 y sorteando muchos obstáculos y cálculos pesimistas, el diputado Luis Zamora presentó un proyecto de ley nacional que prohibía la actividad minera en todo el país mediante las técnicas de lixiviación con uso de cianuro y otras sustancias tóxicas, siendo ésta la última gestión que hiciera como parlamentario. Nadie apoyó la iniciativa, y todo lo que se hizo con posterioridad tanto a nivel nacional como provincial fue irse por las ramas, aplicar parches a una lucha que se caía a pedazos y que había sido cooptada, que explicada por la sociología consiste básicamente en neutralizar la acción del enemigo, sumándolos al grupo, aunque no se le saque provecho, solo se busca anularlo, incluso con el agregado del desprestigio. De esta forma el intelectual se convierte en orgánico, perdiendo el espíritu crítico y el autorespeto.

Por caso se citan la ley para preservar los glaciares que fuera derogada por la presidente y de amplia difusión por estos tiempos con el apoyo la participación activa de la multinacional Greenpeace (garantía de entrega); y la ley 4332 de Río Negro que lleva la firma del ARI – Odarda, la que como ya se explicara en otras oportunidades “no prevé sanción alguna para quien viola la prohibición de usar tóxicos, esto significa que una prohibición que no prevé una sanción para el caso de violación de la misma, es cualquier cosa menos una norma en términos jurídicos. Podrá ser un mandato moral, o religioso, pero nunca una norma”. (1) De hecho nunca se fue al fondo de la cuestión, todos son modelos de control de gestión y diálogo, artilugios armados por las propias empresas mineras, cortinas de humo, pérdida de tiempo, una forma de poner paños fríos a un enfermo que está en agonía y de mantener entretenida a la gente haciéndoles creer que estampando su firma y su DNI harán posible el milagro.

¿Para quien trabaja Rodríguez Pardo?

Rodríguez Pardo ha dicho que “muchas veces para imponerse hay que darse una estrategia y a mi me da muy buenos resultados. Como decía Martí: Combato al monstruo porque viví en sus entrañas”. De las muchas intervenciones que el dirigente del MACH ha tenido a lo largo de su trayectoria, se destaca su participación como disertante en el año 2003 (plena lucha antiminera) exponiendo acerca de la Relación Norte Sur: Inequidad, Contaminación y Despojo en las VII Jornadas de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente organizadas por el FOMACH, ubicado en dicho evento como orador en el horario central de las 11.50, justo después del acto inaugural. El foro se desarrolló ante la presencia de las autoridades de la CNEA y del Balseiro que en pleno llegaron desde Buenos Aires, encontrándose presentes delegaciones del CENPAT, de la UNPSJB, investigadores de la UBA y del CONICET, y también el consultor de las multinacionales mineras Lic. R. Bagalciaga.

Según dice Rodríguez Pardo, el FOMACH “responde prácticamente a los socios del saqueo nacional”, y estaba constituido por la CNEA, CENPAT, UNPSJB, Base Aeronaval Almirante Zar, Prefectura Naval, Gendarmería Nacional, Fiscalía Federal, Dirección Provincial de Medio Ambiente, Dirección Provincial de Salud Ambiental, Fundación Patagonia Natural, Fundación May Day, Fundación Playa Unión, Organización Limpiemos el Mundo, y Municipalidades de Trelew, Rawson, Dolavon, Gaiman, 28 de Julio y Puerto Madryn. Congraciado con la invitación, y según él “con un resultado no esperado” la propia CNEA decide invitar a Rodríguez Pardo quien junto al Ingeniero Carlos Moreno de May Day fueron a “transitar y conocer Los Adobes, el estado de remediación de esa mina”, y para fundamentalmente “explicarme sus puntos de vista acerca de la próxima licitación de Cerro Solo, un yacimiento con más de diez mil toneladas de uranio, además de molibdeno y renio” ¿Que pasó después de aquel recorrido turístico? Nadie lo sabe. Los reclamos y audiencias públicas previstas en El Chubut – su provincia, quedaron postergados, para el olvido, y sus pasos se dirigieron hacia otros eventos, ocupado en temas que tuvieran más relevancia, más prensa.

Rodríguez Pardo además trabajó varios meses contratado por el Congreso de la Nación Argentina para el entonces diputado Carlos Tinnirello, un dirigente de Autodeterminación y Libertad (AyL) que apenas ingresado a su banca renunció sin más al partido que lo había elegido, y se alió o trabajó sólo desde según sus propias conveniencias. Se desconocen hasta la fecha cuales fueron las acciones puntuales y concretas que fueron impulsadas por Rodríguez Pardo desde ese ámbito, y en los pasillos se decía que en sus horarios de trabajo y en oficinas “solamente hacía lo suyo, usaba internet, y contestaba mails”. Para noviembre de 2004 Rodríguez Pardo había renunciado y explicaba tal decisión diciendo que “si algo me conocen por mis escritos, entenderán por qué no trabajo más con Tinnirello, ni con nadie en el Congreso”.

Renace: La isla de la fantasía o el país de renacelandia

La organización que gobierna unipersonalmente Rodríguez Pardo, el Movimiento Antinuclear del Chubut (MACH), forma parte de la Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE), una asociación de hecho, de pequeñas y medianas organizaciones ambientalistas, que no tiene estatuto, ni por lo tanto las formalidades propias de toda institución organizada según las normas que reglan el ordenamiento interno de cualquier ONG con personería jurídica. Las ONGs se reúnen en asamblea después de un año de trabajo en campañas locales, regionales y nacionales, para trabajar y definir líneas de acción.

Silvana Buján fundadora y presidente de la Asociación Civil Ambientalista BIOS Quilmes coordinó durante muchos años la RENACE, y fue objetada por haber recibido U$S 3.000 (dólares tres mil) para “consolidar una reunión anual que permitirá el encuentro de miembros de organizaciones entre Argentina y grupos ambientalistas de todas partes de Latinoamérica para discutir estrategias, planear iniciativas de colaboración y fortalecer grupos de origen popular”. Esto significa que se pidió dinero para hacer la reunión anual de la RENACE, pero la mayoría de sus organizaciones miembros lo ignoraban, o habían recibido el dinero para gastos de viaje y alojamiento pero dijeron desconocer de donde provenía.

El Fondo Global Green Grants fue el organismo donante, los mismos que también financiaron ese año al Centro de Derechos Humanos y Medio Ambiente CEDHA liderado por Romina Picolotti, la cuestionada secretaria de Medio Ambiente del gobierno K. Buján se negó a dar explicaciones del porque de ese dinero y como se había usado, y a cambio la organización denunciante fue “virtualmente” echada de la RED (asamblea y voto virtual por internet), en un situación a todas luces controvertida  ya que según se dijo “Buján usa el poder que le da el rango de coordinadora no sólo para no dar explicaciones, sino también para sacarse de encima a quien ose preguntar. Y esto crea un precedente que hace a la RENACE inviable, porque agrega a la falta de respeto, ocultamiento y falta de transparencia, la arbitrariedad y el abuso de poder”. De este modo sencillo Buján borró de un plumazo cualquier intento de insurgencia, ocultando en todo momento el monto de los fondos de dinero recibidos y sus sponsor.

Rodríguez Pardo no desconocía este y otros manejos  discrecionales de Buján en los que se implicaba y usaba en forma directa a la RED, admitiendo que “ella y su marido reciben altas sumas de dinero, que obtienen muchos beneficios al manejar la RENACE”. Y también que “una ex integrante de RENACE, que vivía en USA había conseguido el dinero para que los integrantes de la RED viajaran a Córdoba, y que se lo mandó a Buján y que ella nunca hizo rendición de esto, pero creímos que todo estaba bien”, y que otra vez “cobró dinero groso de Bélgica o de Holanda, no recuerdo, y tampoco hubo rendición”.

Antón pirulero

Lo que quedó en claro después de este suceso fue el autoritarismo vigente y muy activo en la RED, que los hechos que se denunciaban eran muy graves, que no se podían cuestionar el origen de los fondos recibidos, y lo más arduo de resolver: La imposibilidad de generar recursos genuinos y sí dependencia económica y de otros tipos, discursos cada vez más vigentes, donde las organizaciones ocultan  quienes son sus caritativos donantes, todo sea por el bien ¿del planeta? ¿Cómo se puede consentir en forma expresa, o en forma tácita (el silencio es complicidad) que se pretenda llamar Red Ecologista para luego recibir fondos de quienes atentan seriamente contra el equilibrio ecológico? ¿Cómo llamarse Red Nacional cuando se reciben fondos del Banco Mundial? ¿O acaso por ser organizaciones pobres de un país supuestamente pobre no tenemos derecho a ser independientes de los dueños del mundo, del miedo, de la contaminación, de la ignorancia y la pobreza?

Si para defender el ambiente se necesita de organizaciones con banda ancha y recursos económicos como sólo lo tienen las ONGs funcionales al sistema, entonces habría que dejar la defensa del ambiente en manos de los gringos, cerrar las puertas y dedicarnos a ver televisión, o mejor todavía: Saldar nuestra conciencia ambiental pagando la cuota mensual de Greenpeace. Quizás, en lugar de pasar revista a los referentes locales que supimos conseguir, debiéramos aprender algo de nuestros paisanos e indios en cuanto a la forma ecologista de cuidar, organizarse y comunicarse, y no entrar en la paradoja de querer denunciar y cuestionar un medio de producción global contaminante, y requerir de sus beneficios técnicos y financieros para combatirlos. A diferencia del razonamiento que subyace a la política hegemónica del World Bank: El fin no justifica los medios.

Nadie puede servir a dos señores (2)

La historia de los movimientos verdes sigue siendo novedosa en la historia de la vida del hombre como tal, y muestra un perfil y una manera de expresarse muy particulares. Es sabido que los miembros activos de las organizaciones ambientalistas no gubernamentales no se pervierten tan fácilmente, se oponen y frenan el progreso, y tapan agujeros. Esto es hacen todo aquello que el Estado no puede (por propia incapacidad) o no quiere (porque no le conviene). Pero tampoco están ajenos a equivocarse, prostituirse y retardar procesos de socialización y de toma de decisiones. “La visión de los ecologistas ha llevado a un cierto esquematismo en la definición de la dimensión ambiental, no han logrado ver la forma de traducir el concepto de ambiente y el pensamiento de la complejidad a la formación de nuevas mentalidades, conocimientos y comportamientos. Se han ocupado de destacar los problemas más visibles de la degradación ambiental como la contaminación de los recursos naturales, manejo de la basura, desechos industriales, etc., lo cual dista mucho de haber aportado nuevas  visiones del mundo, de una pedagogía del ambiente con visión de multicausalidad y la interrelación de mundos diferentes que genere un pensamiento critico y creativo basado en nuevas capacidades cognitivas”. (2)

No siempre los ambientalistas han hecho bien sus deberes, o tal vez SI los  hicieron. De buenas a primera se aburguesaron. Tienen blogs y páginas web y se venden como si fueran productos de primera línea. Son excelentes gestores y se transformaron en empresarios y a sus organizaciones en verdaderas corporaciones y empresas, a través de las cuales han sabido bajar dinero. Muchas de estas organizaciones son verdaderas sucursales del Banco Mundial y figuran en la lista de las 10 mejor rentadas de Argentina, llegando incluso a competir (siendo hasta desleales entre ellas) para poder acceder a los financistas – capitalistas y sus dádivas. Es sabido además que son rápidos en recortar y pegar, fatalistas, aprenden con facilidad y saben decir discursos ya que llevan en el alma una frustrada vocación de actores; viajan por todo el mundo para contar lo que nos pasa, y hacen buenas migas con sus pares.

Sería por demás saludable que blanquearan sus fondos, y que dijeran de donde reciben y como se financian, porque a esta altura de las circunstancias cabe reflexionar – y admitir, que los billetes que ingresan y que proviene desde USA y Europa, NO pasa por las aduanas, NO paga impuestos (o sea está en negro), que las organizaciones pasan a ser verdaderos testaferros, que sumados son cientos de miles y millones de dólares, que tiene como único objetivo lavar imágenes, mantener a raya los motines, ejercer control social y observar y marcar de forma permanente la cancha a los dirigentes.

El periodista francés especializado en cuestiones del Este K. S. Karol,  en su nota “El espacio post soviético – El espacio trasero ruso en ebullición” cuenta como opera este FENOMENO DE FINANCIAMIENTO en el Este, diciendo que “el otro rasgo común de estas REVOLUCIONES es la presencia material de Estados Unidos que, aprovechando la fuerza del dólar, subvenciona los llamados movimientos de oposición. Fue flagrante en Ucrania y en Georgia, y ahora en Kirguiztán donde Edil Baysolou, Director de una unión de ONGs locales, reconoce haber sido financiado por el Instituto Nacional Democrático Estadounidense. El objetivo de EEUU sería sencillamente debilitar a los rusos en su coto privado en el Cáucaso, en Ucrania y ahora en Asia Central”. (4)

La contaminación es un negocio de unos pocos que pagamos todos

En 1886 Stephanus Johannes Paulus Kruger presidente de los Boérs dijo que “en vez de alegrarnos por el hallazgo del oro, deberíamos más bien llorar, pues a causa de ese metal, mucha sangre será vertida en nuestra patria”. La resistencia, descentralizada y democratizada que estallara en Esquel a partir del 2001, enseñó que no fueron en vanas las palabras de Kruger, y que para mantener a raya a los gobiernos hay que estar alerta y preparado; y condenar y oponerse a los que trabajan para los mineros, los que se disfrazan de ambientalistas para entregar las luchas o ponerse arriba de ellas, a los Greenpeace que se sitúan adelante de las revueltas para apagarlas o controlarlas vendiéndoles a cambio un membresía pagada en cuotas mes a mes, los que estan bajando fondos pro-mineros del World Bank, y los que pasan por encima de los pueblos originarios.

Demos una muestra de ética, dignidad y respeto; coherencia y transparencia en los medios de financiación; sepamos que nosotros y nuestro ambiente valen más que los dólares verdes, y sino como dijo José de San Martín, “si es necesario andaremos en pelotas como nuestros hermanos los indios. Seamos libres, y lo demás no importa».

Citas (1) Dr. C. Hendrickse (2) Evangelio de San Mateo (3) Leff – Educación Ambiental y Desarrollo Sustentable – Formación Ambiental, Vol 9 – 10, No 20 – 21 (4) Publicado en diario Río Negro Domingo 10 abril de 2005 – El País Internacional Pág. 6 Debates

– 24 de noviembre de 2009