Sharing is caring!

aguas-

El Secretario de recursos hídricos de Salta, Alfredo Fuertes, expresó que el agua que se suministra a las ciudades de Salvador Mazza, Aguaray, Tartagal, Mosconi y Ballivián es apta para el consumo humano, reconoció la precariedad del sistema hídrico actual y justificó la situación en la falta de inversiones y en la necesidad de un cambio estructural en toda la provincia.

El funcionario reconoció en una entrevista realizada por Videotar que los principales consumidores de agua en la provincia como Coca Cola, Refinor y las Termoeléctricas no pagaban el agua pese a ser su principal insumo.

Refinor consume un tercio del total del departamento San Martín que sufre la carencia en forma crónica.

Por su parte Héctor Cabot, ciudadano de Tartagal y usuario del servicio de agua de la provincia resignado dice “Como en aquel juego de la infancia, Aguas del Norte dirige los movimientos y, al menor descuido, te obliga a pagar una prenda. Aguas del Norte juega con trampas: se guarda una respuesta, no da una salida, desconcierta con el engaño y siempre gana el dueño del agua; llame como se llame siempre es una ausencia dadora del agua potable. Beban, dice, y atiendan su juego, tápense los sentidos imaginen en lo turbio, lo incoloro; en lo fétido, lo inodoro; en lo fermentado, lo insípido y paguen y paguen el costo del líquido estropajo. Pagan la prenda los niños en las escuelas, pagan la prenda la gente en sus casas, pagan la prenda la gente que compra agua mineral con sobreprecio, pagan la prenda los internados en el hospital, pagan la prenda los que no pueden comprarla. ¡Beban el agua con microcystina, que importan que mueran algunas gallinas! ¡Y paguen la prenda aunque esta vida ya no sea vida! ¡Para Coca Cola y para Refinor es la cristalina, que no tiene olor que no tiene color, que no tiene sabor! ¡Y no paga la prenda, sus cuentas están claras y muy refinadas! ¡Cada consumidor, atienda su juego y el que no y el que no, no tendrá bidón! ¡No tenemos agua, no tenemos cloaca! ¡No tienen obras no hay inversión! Nos dice el ingeniero Plaza, sumado a este juego del Antón Pirulero. (COPENOA)