Sharing is caring!

socialismo

La Junta Ejecutiva del Partido Socialista de la Provincia de Buenos Aires, reunida en su sesión ordinaria del día jueves 15 de octubre en la ciudad de La Plata, dio tratamiento –entre otros puntos- a la posición asumida por algunos ex dirigentes del partido respecto de lo que mediáticamente se llamó “la reasunción de Jorge Rivas”.

Por unanimidad se repudió la actitud que tuvieron los seguidores del Vice Jefe de Gabinete señor Oscar González, al autoproclamarse dirección del partido socialista con el solo objeto de seguir dando muestras de fidelidad al gobierno nacional.

Asimismo la conducción real y legal del partido, hizo un llamado a los afiliados que se auto nombraron en cargos que no les pertenece a que revean en forma inmediata esa actitud, puesto que su accionar es pernicioso para el partido y por lo tanto para todos aquellos que han abrazado los ideales que supieron construir miles y miles de militantes anónimos, que durante estos más de 100 años han construido la herramienta política que tienen en sus manos los sectores más débiles de la sociedad para trabajar por un cambio posible.

Hoy el Partido Socialista de la Provincia de Buenos Aires tiene renovadas sus autoridades a todo nivel, producto de las elecciones convocadas y realizadas el día 20 de septiembre del corriente año, así es que asumieron los miembros de los centros socialistas, los de las juntas locales, las juntas seccionales, la junta provincial y los congresales provinciales y nacionales.

Las compañeras y compañeros que ocupan los 1982 cargos que surgieron de las elecciones del 20 de septiembre son las auténticas autoridades del real Partido Socialista, no 5 o 6 afiliados que aprovechando el aparato del Estado intentan instalar una división inexistente.

Finalmente la Junta Ejecutiva Provincial del Partido Socialista convoca a seguir trabajando todos los días por un partido más grande, más importante, más transparente, más democrático y más participativo.

Las pequeñas piedras que nos que nos ponen por delante fortalecen el convencimiento de que estamos en la buena senda. Cuanto más dura es la tierra más se afila el arado.