Sharing is caring!

alice-in-chains-0000165846

Después de casi 10 años de silencio discográfico, el grupo oriundo de Seattle le está dando los toques finales a su nueva producción. Ya está rotando el primer corte.

Sin su cantante original, Layne Staley, quien murió por una sobredosis en el 2002, Alice In Chains rearmó sus filas y vuelve al ruedo con el primer disco en estudio, luego de casi una década de silencio.

La banda que, junto a Nirvana y Pearl Jam, fuera insignia del movimiento grunge, acaba de firmar un contrato discográfico con la etiqueta Virgin Records y en septiembre tendrá su álbum número siete en la calle, Black gives way to blue.

Recordemos que en el 2005 y para apoyar a las víctimas del tsunami, Jerry Cantrell, Sean Kinney y Mike Inez, se habían reunido en un concierto a beneficio. Mientras que un año más tarde realizaban una gira, a la cual se incorporaba el vocalista y guitarrista William DuVall, en reemplazo del fallecido Staley.

Volviendo al nuevo material, la grabación del mismo comenzó en octubre del 2008 y bajo la atenta mirada del productor Nick Raskulinecz, quien ya había prestado sus servicios a estrella como Rush y Foo Fighters.

Antes del lanzamiento oficial del disco, la banda se embarcará en un tour que arrancará el 1 de agosto en Dublín, Irlanda, continuará en Europa y terminará el 28 de septiembre, un día antes de la llegada de Black gives way to blue a las bateas, en el mítico auditorio Fillmore de San Francisco (E.E.U.U).