Sharing is caring!

tren-tandil

El miércoles por la noche, una máquina y dos vagones para pasajeros arribaron a la Estación de trenes de la ciudad de Tandil. El motivo era comprobar el estado de las vías a los efectos de “evaluar en un futuro volver (a restituir) el tren”, aseguró Mario Tate, de Ferrobaires. Sobre la llegada a Necochea no hay gestiones realizadas.

Bajo una destemplada noche, unas 30 personas aguardaban la llegada de una formación experimental a la Estación de Trenes de Tandil proveniente de Plaza Constitución, con el motivo de conocer el estado de las vías en un intento de restituir el servicio a futuro.

“Dos años hace que no vemos esto”, se escuchó decir a uno de los empleados de la Estación, en relación al tiempo que transcurrió desde que la última formación pasó por la ciudad para unir el destino con Capital Federal. Finalmente llegó, pero a modo de experimento.

De todas formas, los que se acercaron al andén de la Estación, que esperaron a la intemperie por más de una hora, vivieron la llegada de la máquina con sus dos vagones para pasajeros con gran alegría, dado que se los escuchó aplaudir desde el instante en que una luz amarilla se divisó a lo lejos.

Una vez arribada la formación, los amantes del tren aprovecharon para recorrer el interior de los vagones y los más chicos pudieron conocer la cabina de la locomotora, acompañados por los maquinistas, al tiempo que los conocedores del tema daban casi por hecho la vuelta del servicio para Tandil.

Si bien la llegada estaba prevista para las 16.45, finalmente arribó a las 19.30 porque, al ser un viaje experimental, tuvieron que esperar el paso de los trenes de carga, hecho que demoró la travesía.

Restituir el servicio

Según manifestaron los que estaban allí, esta “visita” fue particularmente especial puesto que contó con la presencia de autoridades de Ferrobaires, la empresa de transporte de pasajeros de la Provincia de Buenos Aires, a diferencia de otras oportunidades que el tren pasó por la ciudad.

En diálogo con El Eco de Tandil, Mario Tate, gerente de transportes de la firma, confirmó que la idea de realizar el viaje desde Plaza Constitución hasta Tandil fue a partir de un “encargue” a todos los gerentes de área por parte del administrador de realizar una exploración a los efectos de “evaluar en un futuro volver el tren a Tandil, pero esto es una prueba”.

En el trayecto se “evaluó el estado de las vías, el estado de los caminos alternativos, los inconvenientes que hay con los trenes de carga, que mayormente nos desvían al pasajero”, pero aún resta “pulir un montón de cosas”, señaló el representante de Ferrobaires.

Ante la consulta sobre el estado general de las vías, Tate reconoció que se encuentran “bastante bien” que fue un examen “positivo” y que las posibilidades de que se reanude el servicio “están siempre”.

De todas formas, remarcó que se trató de una “prueba piloto” y que se está “evaluando” la situación.

Uno de los que formó parte del reclamo por la vuelta del tren, el concejal Eduardo Ferrer, expuso ante este Diario que “estamos cerca de conseguir lo que buscamos”, dado que habría intención por parte de los directivos de la empresa, cuya presencia despertó una sensación distinta.

En ese aspecto, consideró que “creo que es el momento para que las autoridades, el Ejecutivo municipal y el Legislativo, que ya viene trabajando, se sumen en el último esfuerzo para seguir gestionando ante las autoridades que correspondan la vuelta del tren a Tandil”. (EL ECO)