jueves, mayo 30, 2024

Opinión

La vuelta a la normalidad

Sharing is caring!

abalsamo-020

Por Miguel Abálsamo

Las derrotas de Kirchner en provincia y Molina en necochea se palpaban en la calle. Lo mejor es la vuelta a un país y a una ciudad normal. Era asfixiante el kirchnerismo irritante y maltratante de la sociedad, y un «molinismo «agonizante que utilizaba la mentira como argumento. Se respira mejor….

Y volvimos a un país normal.

Perdió Kirchner en todo el país, con la enorme derrota  en la provincia de Buenos Aires.

Y empezamos una ciudad normal.

Perdió el alcalde Molina en todas las mesas y en todos los lugares.

Se respira un mejor clima.

Fue un día de democracia y de recuperación de la normalidad.

Se terminó el maltrato del matrimonio presidencial, el cambio de roles, el repartidor de dinero desde Puerto Madero, las listas testimoniales, las relaciones «chavistas», el setentismo, la pelea con el mundo, los duelos verbales con la producción nacional (el campo), y el uso de palabras tan antiguas como «oligarquía»..» clima destituyente»..» golpistas». El Indec «trucho», la persecución a la prensa.

El señor Kirchner cayó electoralmente  en su propia Santa Cruz, más rotundo imposible su fracaso.

El alcalde imputado Daniel Molina terminó con el cuento chino de la «mejor salud» » del enemigo del pueblo Gerónimo Venegas»..» las obras fabulosas de su socio K. » de cierto cinismo ante hechos visibles, de quien cambia de color según la ocasión.

Se acabaron los ciclos, esta muriendo esa forma de política y estamos pariendo lo nuevo, aunque el parto sea doloroso.

El país normal tiene nombres y apellidos, Reutemann, De Narváez, Cobos, Guarracino, Tellechea, Macri y tantos. Millones de argentinos claman por ese país de moderados y normales, luego de tanta locura desatada. Fue un cachetazo a los Delia, Pérsico, Bonafini, Kunkel. Un mensaje directo al corazón de la patria pinguina que agoniza famélica con andar extraviado por la Casa Rosada, buscando intendentes culpables, periodistas opositores, neoliberales noventistas , peronistas disidentes, clase media equivocada.

En Necochea Unión-Pro logró lo que presumíamos, una victoria clara y contundente, ante un alcalde vacilante que tiene por delante, además de la justicia ,la gobernabilidad por dos años y medio. Con un Concejo Deliberante en minoría, que tal vez le ayude a reflexionar, lo obligue a dialogar y si se toma un sorbo de modestia escuchar, no sólo a opositores sino a aliados y correligionarios.

Se respira un mejor aire.

Contrariando los barbijos que dificultan la respiración, la gente tiene los pulmones más sanos, y los virus que andaban sueltos fueron contrarrestados por los anticuerpos de un pueblo del distrito de Necochea que demostró estar a la altura de la historia futura que quieren vivir.

GANADORES

El gran ganador de la jornada fue GERONIMO VENEGAS. Se cargó la campaña al hombro, fue el armador de la lista joven del peronismo, caminó barrios peronistas, se reunió con la gente del campo, visitó hogares independientes y trabajó todo el año sin desmayo por el distrito.

Otro ganador Gastón Guarracino. Jugó su futuro fuera del gabinete sciolista, aceptó el segundo lugar en la lista de senadores provinciales en la quinta sección electoral, y fue el dirigente más votado del distrito.

Los jóvenes Aued, Rojas, Antenucci, Gongora y Otero, de mayor a menor hicieron un trabajo militante constante, crecieron rápidamente, elevaron setenta propuestas, tuvieron pasión y razón.

Otro ganador fue el Partido Verde de la dupla Ferrer-Tellechea, conquistando lugar bajo el sol del Concejo Deliberante, superando al Frente por la Victoria ampliamente, y con un trabajo de 90 días estuvo a pocos metros del segundo lugar, nada menos que ante el oficialismo radical.

PERDEDORES

El gran perdedor fue el Frente para la Victoria.

Un verdadero papelón de un senador provincial Javier Mazza conduciendo un grupo sin ideas, sin fortaleza anímica  y sin lectura de la realidad. Colocando   la figura de Alfredo Lamberti como el mejor exponente, y cuando tuvo que jugar en primera no cumplió las expectativas. Lamberti no estuvo en el recuerdo colectivo de la gente en su paso por ocho años como edil, y se mostró junto a su grupo como lo más viejo en política. Parecían el pasado, en formas y discurso.

Ana Assa, dejando su jefatura al frente del bloque de concejales del justicialismo, jugó una aventura electoral en el repudiado kirchnerismo seccional, en un lugar decorativo sin posibilidades. Dejó su lugar original en el PJ donde le aguardaba tal vez un futuro importante para despilfarrar en una campaña  lo hecho en años y lo que  le restaba  hacer en  su carrera.

Otros perdedores fueron los que con una carga de años en la militancia, Mary Collado, Rubén Prieto, Hugo Arroyo, el doctor Marcelo Rivero, etc… no supieron ver dentro del microclima que los envolvía la única verdad que es la realidad.

Al igual que Molina apuntaron a Gerónimo Venegas, sin comprender que el líder sindical y presidente del Justicialismo local a través del conflicto del campo, de su decisión de enfrentar a Kirchner, se acercó a la sociedad media, sin descuidar a la base peronista, con sapiencia y claridad armonizó capital y trabajo, tal cual pregona el peronismo, evitando la lucha de clases y buscando la unidad.

El mapa político giro 180 grados en el país y en Necochea.

La presencia de Gastón Guarracino, ya firmemente candidato a intendente de Necochea, es una decisión firme.

La vuelta del peronismo enamorando una clase media que había perdido cuando la partida  del doctor Municoy al IOMA luego de ganar la intendencia, el desencanto con el gobierno oficialista y la mediocridad del alcalde Molina para desarrollar un distrito con todas las potencialidades como el nuestro, fueron factores determinantes en esta lectura electoral.

La gente el domingo votó pensando en Kirchner y Molina.

La respuesta estuvo en las urnas.

Los interrogantes que quedan por saber de aquí en más serán.

1) La actitud del radicalismo. Si leerán  atentamente la elección o se harán  los distraídos. ¿Comenzará el post molinismo en forma inmediata?. No podrán esperar mucho tiempo.

2) ¿Habrá cambios en el gabinete del alcalde ?

3) ¿Dirigentes del Frente para la Victoria local tendrán la ética de presentar las renuncias a los cargos que ocupan en organismos institucionales, caso Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, arquitecto Ernesto Costanzo, o PAMI, doctor Luis Mardegan. O serán removidos desde la provincia o Nación con los números  de las elecciones en  mano ?

4) ¿El Kircherismo-Sciolismo, de Ferrer-Tellechea hará valer la elección para plantear ante quienes correspondan que tienen legitimidad para ocupar esos cargos. ?

5) ¿El alcalde  acosado por la justicia y por la voluntad popular adversa, tendrá intenciones de abandonar su cargo?. Esperemos no sea así. Que se cumplan los plazos institucionales, y que tanto Molina como Cristina dejen sus gobiernos en el 2011.

6) El poder de Gerónimo Venegas es importante. A partir de esta elección ha crecido aún más. Fue uno de los primeros dirigentes que enfrentó a los Kirchner, caminó el país apoyando al peronismo federal disidente, fue motor del armado de la lista en la provincia de Buenos Aires. Su poder sindical y político tiene acciones en aumento.

Volvimos a la normalidad.

El  ciudadano  puso las cosas en su lugar.

El aire viciado es menor.

La democracia respira mejor.