Opinión

OPINIÓN: «Un trabajador no registrado es un hombre sin derechos»

Sharing is caring!

trabajadores-en-negro

Por Sabrina Roth

La reflexión pertenece a Roberto Villaola, titular de la Unión de Trabajadores de la Pesca y Afines (UTPyA-CTA) que desde hace más de un año nada contra la corriente para defender los derechos de los cerca de 8000 trabajadores del sector que el sindicato con personería gremial desconoce.

«¿Qué quiere decir trabajador en negro? Por un lado es discriminador, pero ¿qué significa?: un trabajador ¿oscuro? Se trata de un trabajador no registrado. Y esto, en definitiva, es lo mismo, es discriminador. Yo tengo que comprar el azúcar, la leche, el pan, el queso con impuestos como cualquier otro ciudadano que también paga todos sus tributos. Y si bien somos ciudadanos para las obligaciones, no tenemos ningun derecho. Y nos preguntamos entonces ¿qué sentido tiene vivir si solo tenemos obligaciones y ningun derecho? En estas condiciones no podemos siquiera tener sueños, ni siquiera un proyecto de familia porque no podemos, de esta manera, garantizar ni el alimento, ni la educación ni la salud para nuestros hijos. Para la sociedad somos trabajadores. Pero lo que es triste es que uno va a pedir un crédito y no se lo dan; va al ministerio de Trabajo, ¡al Ministerio!: vengo a hacer un reclamo porque me pasó tal cosa. ¿Tenés un recibo?, preguntan. – No, ¿qué recibo?, responde el trabajador y explica que trabaja en una «cooperativa». -Ah, no podemos hacer nada, responden desde la cartera laboral».

«Y esto sucede en el ministerio de Trabajo. Después hablan de responsabilidad tributaria, de no violar las leyes y un montón de cosas y estamos hablando del órgano que tiene que controlar que eso no suceda. Entonces es algo muy fuerte decir que un ser humano no es, no existe. Porque si yo no existo porque no existo para la ley pero existo para el compromiso para tributar, para trabajar, soy un tipo obligado pero sin derechos. Y no tener derechos es lo peor que le puede pasar a un ser humano».

La reflexión pertenece a Roberto Villaola, titular de la Unión de Trabajadores de la Pesca y Afines (UTPyA) que desde hace más de un año nada contra la corriente para defender los derechos de los cerca de 8000 trabajadores del sector que el sindicato con personería gremial desconoce.

En Mar del Plata, miles de trabajadores cumplen sus funciones contratados por cooperativas truchas, se encuentran en situación irregular en casi 220 establecimientos y dejan de percibir sus ingresos habituales cuando por falta de pescado merma su trabajo.

En menos de doce meses, más de 1000 trabajadores se afiliaron a la UTPyA que logró que el ministerio de Trabajo se encuentre en este momento gestionando la regulación de los empleados del sector.

Roberto Villaola viajó a Buenos Aires para que se concrete, además, la jubilación anticipada para cientos de fileteros que han trabajado en condiciones absolutamente precarizadas y que hoy se encuentran desocupados. La resolución cuenta con el apoyo del intendente Gustavo Pulti y «permitiría acercar una solución parcial a las familias que se encuentran en una situación crítica y sin salida laboral», señaló el presidente de la UTPyA.

Además de luchar día a día para mejorar las condiciones de trabajo de sus compañeros, la UTPyA entrega bolsones alimenticios a los trabajadores que han sido desplazados sin ningún tipo de indemnización por las condiciones precarias en las que se encuentran las supuestas cooperativas que no son más que empresas encubiertas que se inscriben de esa manera para no reconocer los derechos de sus empleados. Por otra parte, los afiliados cuentan además con descuentos en una farmacia y en distintos comercios.

El trabajo de la UTPyA, sin embargo, no es sólo para los trabajadores de la industria del pescado sino que busca generar alternativas de capacitación y salida laboral para todos aquellos que en Mar del Plata están atravesando una situación social que Villaola califica como grave. En este sentido, desde la Unión de Trabajadores están gestionando ante el ministerio de Desarrollo Social la entrega de fondos para la realización de micro-emprendimientos y están brindando charlas de capacitación laboral abiertas a la comunidad.

A pesar de las dificultades y de la lucha que cada día enfrentan los afiliados a la UTPyA, Villaola destacó la satisfacción que representa para la Unión que cada vez se cuenten más afiliados entre sus filas, dispuestos a brindar todo para mejorar las condiciones de vida de tantos trabajadores que, a pesar de su compromiso, carecen de los derechos que les corresponden frente a la codicia de empresarios y dirigentes cuya única preocupación es su rentabilidad. (ACTA)