Locales

COMEDORES ESCOLARES: Proponen mejorar el valor nutricional del Servicio Alimentario Escolar

Sharing is caring!

comedoresescolares

En la Cámara Baja Bonaerense se estudia crear un equipo interdisciplinario de profesionales para mejorar el Sistema Alimentario Escolar bonaerense priorizando las necesidades sobre lo presupuestario.

Se trata de un proyecto de ley del diputado bonaerense de la Coalición Cívica, Armando Abruza, por el que se crearía el Observatorio Nutricional constituido por educadores, nutricionistas, trabajadores sociales y auditores especializados, que deberán desarrollar «una planificación integral que promueva la adecuación en modalidades locales, un sistema que alimente y eduque conciliando su labor independientemente de contextos de emergencia».

La iniciativa establece que este organismo «conformará la Canasta Básica de Alimentos necesarios para la prestación del Servicio Alimentario Escolar, la cantidad deberá ser suficiente; la alimentación completa; comprender alimentos ‘protectores’, las cantidades de nutrientes guardaran relación de proporción entre si, adecuándola al grupo biológico al que esta dirigida».

También crea el cargo de Auditor Nutricional que funcionará dentro del consejo escolar de cada distrito y será el encargado de elaborar el menú, controlar la alimentación, maximizar recursos y llevar registro de los problemas alimentarios-nutricionales, entre otras funciones.

Abruza argumentó que esta iniciativa, «aborda la cuestión haciendo centro en los requerimientos nutricionales de la población atendida por el Servicio Alimentario Escolar en función de sus requerimientos necesarios, antes que en las disponibilidades económicas, que en este caso deben ser responsables, obligatorias y necesariamente suficientes».

El diputado de la Coalición Cívica apuntó a convertir el SAE en «un sistema de prestación asociada a la función escolar y con fines educativos»

Así también afirmó que «la alimentación debe ser suficiente y adecuada, no mínima» y consideró «imperioso asegurar tanto los aspectos presupuestarios como los que permitan contar con un andamiaje técnico profesional de modo tal que no sólo se auditen los fondos, sino que también se haga lo propio con la prestación misma, sin perder de vista contenidos y objetivos, en función de sus destinatarios».

En este sentido, sugirió que «el presupuesto asignado de los costos de la ración alimentaría surgirá de la elaboración del menú que brinde tales respuestas» y que «será re-ajustable de acuerdo a la variación de precios de los alimentos, para que la alimentación se adecue a los niños y su necesidad, lo que resulta inviable a partir de un monto fijo».