Nacionales

LEY PENAL JUVENIL: trato diferenciado sin descuidar la niñez

Sharing is caring!

zaffaroni

Este miércoles se debatió en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados la baja en la edad de imputabilidad de los menores, con la presencia Eugenio Zaffaroni. Además se llevó a cabo una audiencia pública en la que se diversas organizaciones convocadas por el diputado Claudio Lozano se pronunciaron en desacuerdo del descenso de la edad punible.

Paralelamente al debate que se daba en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados de la Nación acerca de la ley penal juvenil, se llevaba a cabo una audiencia pública cuyo titulo era la expresión más acabada del pensamiento sobre la cuestión, «Otra relación del Estado con la infancia» para decirle «No la baja de la edad de imputabilidad».

De la audiencia, convocada por el diputado Claudio Lozano (que también estuvo en la reunión de comisión), participaron Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora), Adolfo Pérez Esquivel (SERPAJ), Alberto Morlachetti (Pelota de Trapo), junto a representantes de Madres en Lucha contra el Paco, la Relatoría Niñez CABA, Capítulo Argentino de la PIDDHD, Hogares Don Bosco, CTA y ATE Capital, Junta interna ATE-SENAF, Foro Provincial por los Derechos del Niño.

Mientras Zaffaroni expresaba la necesidad de un proceso penal para los menores de 14 años, pero teniendo en cuenta que con la baja en la imputabilidad se estarían violando pactos y convenios internacionales; en la audiencia pública se intensificaba aun más el planteo del ministro de la Corte.

Alberto Morlachetti, es el Coordinador Nacional del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo, movimiento que expresó mediante un comunicado su posición. «Los accionistas de los niños descalzos piden bajar la edad para penalizar a los pibes. Como si los responsables de la pobreza y la inseguridad que vive nuestro país fueran esos pequeños hambrientos de miradas oscuras que piden un poco de amor aunque sea de segunda mano».

Diariojudicial.com habló con Nora Guinzburg, vicepresidente de la Comisión de Legislación penal quién expresó que el debate por la ley penal juvenil «no tienen nada que ver con la seguridad, sino con los menores». Ello en alusión a que sólo el 5 % de los delitos son los perpetrados por menores. Además, expresó que «se imponen medidas más urgentes» que la baja en la imputabilidad, como por ejemplo declarar la emergencia penitenciaria.

«Si yo fuera un pibe menor de 16 años que vive en una villa, no me sentiría nada seguro, porque sin cometer ningún delito podría ser privado de la libertad. Muchas veces se trata al adolescente careciente como infractor. Se debe diferenciar al menor abandonado del adolescente que delinque» dijo Zaffaroni durante el debate.

Mientras que el comunicado del movimiento expresa que «los hacedores de leyes duras y penas de acero no salieron en otros momentos a alentar rebeliones, cuando el neoliberalismo saqueaba nuestro país con privatizaciones impuras mientras amontonaba y amontona pobres a la intemperie».

«Se puede aplicar la pena que se le daría a un adulto a un menor, pero esto sólo empeoraría las cosas. No se estaría resolviendo nada» dicjo el ministro de la Corte y bregó por la no «criminalización de la pobreza».

«Hoy el 60 por ciento de los pibes son pobres. Mientras el hambre -asesino serial- anda suelto por las calles matando 25 niños -almitas menores de un año- por día en un sistema patrocinado por el odio, que se empeña en enfatizar la «inutilidad» social de los excluidos, intentando bajar la edad de punición, para someterlos a drásticos procesos de encierro, para que no prediquen el evangelio de su disidencia, ni siquiera en el gráfico y terrible lenguaje de las paredes de un calabozo» sentencia el comunicado del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo.

Formal e informalmente hablando. Con mayor o menor crudeza la idea parece la misma. Establecer algún tipo de certeza acerca de una ley penal juvenil, pero sin olvidar que los chicos no dejan de ser chicos. (Dju)