Sharing is caring!

El científico japonés Osamu Shimomura y sus pares estadounidenses Martin Chalfie y Roger Tsien ganaron hoy el premio Nobel de Química 2008 que otorga la Real Academia Sueca de Ciencias en Estocolmo, por su descubrimiento y desarrollo de la proteína fluorescente verde usada en biomedicina.

La academia sueca destacó el avance que es para la biología y la medicina contemporánea el hallazgo de la proteína fluorescente verde hecho por esos tres investigadores que trabajan en Estados Unidos y la cual permite hacer visibles muchas células, pudiendo seguir las etapas de desarrollo en un organismo.

La proteína fluorescente verde es aquella que hace brillar a la medusa de la especie aequorea victoria que vive en el Océano Pacífico y se presenta de forma pequeña, cilíndrica y conformada por 238 aminoácidos, muchos de los cuales emiten luz en el centro.

Los científicos, de acuerdo a lo señalado en un informe de la agencia alemana DPA, aún no pudieron determinar si esas medusas usan el brillo para atraer a las presas o por el contrario, pretenden ahuyentar con él a sus enemigos.

Pero fueron los primeros en descubrir la molécula que emite la fluorescencia verde al ser irradiada por luz azul o ultravioleta.

El gen que codifica la proteína fluorescente puede ser unido de manera dirigida a una proteína celular deseada e introducida en un organismo para que, con la ayuda de un microscopio de fluorescencia, se vea la actividad de las células vivas.

El uso de proteínas fluorescentes verdes es un método estándar generalizado en la biología celular y la biotecnología.

Por esa proteína, los científicos lograron hacer visible una serie de procesos que antes eran invisibles como el desarrollo de células nerviosas en el cerebro o la propagación de las células cancerígenas.

Ese descubrimiento también posibilitó, entre otros procedimientos, la observación de las células que producen insulina en el páncreas de un embrión o el deterioro de las células en los pacientes de Alzheimer.

Los representantes de la academia sueca se pudieron contactar telefónicamente con Shimomura y Tsien para comunicarles que habían sido galardonados, pero no lograron hallar a Chalfie a quien le enviaron un mensaje de correo electrónico.

Tsien nació el 1 de febrero de 1952 en Nueva York, estudió química y física en Harvard y se graduó en 1977 en la Universidad de Cambridge, en Gran Bretaña.

En 1981 asumió una cátedra en la Universidad de California, en Berkeley, y en 1989 pasó a la Universidad de California en San Diego, donde contribuyó con sus estudios al conocimiento general de los efectos fluorescentes de la proteína verde y extendió la paleta cromática a células de diferentes colores.

Tsien recibió una gran cantidad de premios, entre ellos el Premio de la American Heart Association de investigación básica en 1995, la medalla Max Delbrück en 2002 y en 1998 fue elegido miembro de la Academia de Ciencias de Estados Unidos.

Su colega Chalfie nació en 1947 y es profesor de neurobiología de la Universidad de Harvard, donde desarrolló los efectos de la proteína verde en la biología a través de una serie de experimentos.

En tanto, Shimomura, nacido en Kyoto en 1928 y profesor de Medicina en la Universidad de Boston, logró aislar la proteína fluorescente verde en la aequorea victoria de las corrientes marinas de las costas estadounidense y halló que la proteína se vuelve verde bajo el efecto de los rayos ultravioletas.

Los tres investigadores compartirán en partes iguales el premio de diez millones de coronas suecas, que equivalen a unos 1,40 millones de dólares y a un 1,03 millones de euros. (TELAM)