Sharing is caring!

«Ámbito crítico y plural», «apuesta al debate y a la participación», «búsqueda de articulaciones y acciones para hacerlas efectivas», «recuperación de la palabra». Estas expresiones fueron el eje discursivo del Primer Encuentro Nacional de los Espacios Carta Abierta que tuvo a Rosario como sede. Alrededor de trescientos artistas, intelectuales, gremialistas, militantes sociales y estudiantes, de diversas procedencias políticas e ideológicas, autoconvocados en la urgencia de la coyuntura del llamado conflicto del campo, coincidieron en que la Cuna de la Bandera fuera el espacio donde empezar a configurar la experiencia común que cada grupo inició -o está gestando- en sus provincias.

Carta Abierta, que tuvo su impulso inicial en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires, se replicó casi simultáneamente en Rosario, ciudad que, en palabras de los anfitriones, «también fue epicentro de los discursos neoliberales de la nueva derecha».

Para contextualizar la propuesta de Rosario como base de la primera de reunión, una de las organizadoras, Norma Valentino explicó: «Después del encuentro internacional que organizó la Fundación Libertad, después de Aapresid y del Congreso Provincial de Economía, que acaba de terminar, pensamos que nosotros teníamos algo distinto para decir, que en Rosario también existen otras miradas y otras voces»

Esta reunión de «intelectuales» -como ellos se denominan conscientes de la concesión que se permiten en honor a la síntesis- tuvo como objetivo «discutir los perfiles y los alcances de los espacios» que surgieron espontáneamente «como reflejo en defensa propia por el conflicto que generaron las retenciones a la soja», según recordó Aurelio Narvaja, de Carta Abierta Buenos Aires.

Los dos ejes del debate, el político y el económico, se desarrollaron en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario, donde los representantes de Carta Abierta de Mendoza, Entre Ríos, Necochea, Neuquén, Mar del Plata, La Plata, Buenos Aires y Santa Fe compartieron sus experiencias fundantes y sus ideas de futuro.

Uno de los fundadores de Carta Abierta, el sociólogo Horacio González, celebró este nuevo intento de confluencia, convocó a cuestionar las certezas y a ofrecer reflexión como ayuda para la toma de decisiones de los responsables de la acción política.

Finalmente, los acuerdos que establecieron los representantes de Carta abierta de Mendoza, San Juan, Entre Ríos, Necochea, Mar del Plata, La Plata, Neuquén, Buenos Aires y Santa Fe reafirmaron su compromiso de aportar su «capacidad de reflexión crítica», y su «potencia creadora» para evitar que el proceso político amenazado por los «movimientos destituyentes», se vea «interrumpido, neutralizado, o vaciado de contenido». (Fuente: Rosario/12)