sábado, febrero 24, 2024

Nacionales

ECONOMÍA: La industria pesquera pide que el Gobierno la declare en emergencia

Sharing is caring!

La industria pesquera advirtió que en los dos últimos años perdió rentabilidad por los aumentos de los costos del combustible, principalmente, y otros insumos, por lo cual reclamó al Gobierno que declare al sector en emergencia y cree un régimen especial de ventajas competitivas.

«Los precios de los commodities pesqueros están estabilizados; incluso algunos pueden llegar a caer más en el corto plazo. En este contexto, se ha reducido la rentabilidad», aseguró Antonio Solimeno, titular del grupo empresarial homónimo que opera con base en Mar del Plata a través de cuatro grandes plantas de procesamiento y más de quince buques.

En los últimos dos años la industria pesquera argentina fue perdiendo los márgenes de rentabilidad que había podido alcanzar en el período postdevaluación.

Con matices, diversos factores fueron minando la competitividad del sector.

La baja sustancial en el precio internacional de especies claves como el calamar o el langostino y el crecimiento de recursos sustitutos de nuestra merluza hubbsi, sumado a la constante suba de costos internos le dieron forma a la crisis.

Desde el Gobierno reconocieron ya en parte la magnitud del problema.

El mes pasado, el Ministerio de Economía emitió la Resolución 137/08 a través de la cual restituyó los reintegros a las exportaciones para determinados productos pesqueros con valor agregado, con valores varían entre 1% y 10%.

«Si bien hay cosas por corregir, se está empezando a reconocer la necesidad de devolver impuestos. Creo que es importante que el Gobierno advierta que hay una crisis en la actividad», señaló el presidente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA), Oscar Fortunato.

Sin embargo, para industriales y armadores la medida no basta.

Señalaron que la presidenta Cristina Fernández debería implementar una política de desarrollo a largo plazo que contemple entre otras variables los aumentos que vienen registrando el gasoil y los insumos.

«Desde noviembre venimos advirtiendo que el precio del gasoil crece y tiene una incidencia cada vez más fuerte. Estamos pagando el litro a $2,70 y eso no lo resiste ningún barco; mucho menos los costeros que deben operar durante las 24 horas», subrayó el gerente de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera, Mariano Retrivi.

En ese sentido, la entidad pidió que el Estado fije un régimen especial de emergencia, de manera de asegurar la disponibilidad del combustible y, fundamentalmente, acceder a un subsidio que les permita pagar un precio preferencial acorde a la importancia socioeconómica del sector.

El reclamo se oficializará durante la próxima Expopesca, que se llevará a cabo entre el 17 y el 20 de setiembre, en Mar del Plata.

Por otro lado, también se dispararon los valores de distintos elementos indispensables para operar.

Por ejemplo, los cables de acero tuvieron un aumento en dólares de 40% aproximadamente en el último año y medio. Un porcentaje similar afectó a las redes, el cartón, el polietileno y los flejes.

Otro segmento sensible está conformado por los repuestos de motores y líneas de producción.

«Habrá que desregular la importación de repuestos porque estamos pagando aranceles muy caros por cosas que no se fabrican en la Argentina», indicó Fortunato.

La coyuntura es un tanto más problemática para las pesqueras asentadas en la Patagonia que tienen que lidiar con un modelo de explotación acotado prácticamente a tres especies (langostino, calamar y merluza) y costos operativos más altos. (EL CRONISTA)