Sharing is caring!

Por Miguel Abálsamo

La administración ¨molinista» tiene un grado de desfachatez alarmante. ahora le toca padecer a un modesto ciudadano que le alquila al estado un local donde guardan la mercadería a repartir entre necesitados. no le pagan hace cuatro meses.3.200 $

En lo macro este gobierno municipal no tiene prácticamente salida. Grandes deudas, escasas soluciones, inacción general, profundo abatimiento. Somnolienta conducción.

La actual administración suma problemas, resta confianza y sigue, una maquina imparable de contraer deudas y empeñar el distrito. En el futuro los ciudadanos estamos condenados, nosotros quedamos y los intendentes pasan. Las vaquitas son del alcalde y las penas serán todas ajenas.

El estado municipal, salvo en el año 2004,ha acumulado un déficit alarmante e imparable en los ejercicios 2005,2006,2007.Algo así como 25 millones al presente.

Ha aumentado el personal y por consiguiente los montos a pagar, pasando de veinte millones anuales en el 2004 a 26 millones en el 2005,34 millones en el 2006 y 42 millones de pesos en el 2007.

Sobran las palabras, están de más los comentarios.

Quiero ir de lo macro a lo micro. A lo pequeño. Allí podemos detectar a este gobierno casi como en una radiografía vergonzante.

Pequeños montos que no se abonan, y provocan la vergüenza, no en el plano interno (ergo distrito de Necochea) sino en cualquier lugar provincial donde llegan estas informaciones.

Entre las deudas pequeñas ,una nueva mancha ,que si bien no le hace nada una más al tigre, deja entrever a las claras como están los números.

La administración del alcalde pediatra Daniel Molina, debe cuatro meses de alquiler de un local alquilado por el municipio en 800 pesos mensuales. Es decir, nuestro estado no abona un total de 3.200 pesos a un ciudadano de condición modesta que alquila como medio de supervivir, un galpón de su propiedad en calle 69 esquina 72, donde guardan la mercadería que controla y distribuye el área de Desarrollo Social.

La primera acción social del gobierno de Molina debería ser abonarle el alquiler a un trabajador que debe luchar cada día para supervivir en este complejo mundo necochense, y entre sus ingresos principales cuenta ese alquiler que el municipio no le paga, y no atiende cuando pretende reclamar legítimamente el cobro.

Se que un municipio puede tener problemas, como cualquier empresa o negocio comercial, es comprensible, es lógico que haya buenos ,o malos gerentes, pero adquiere calificativo de vergonzoso el hecho de no abonarse durante cuatro meses el alquiler de 800 pesos del local donde se almacena la mercadería para distribuir entre los carecientes sociales.

Sin palabras………

Sabemos que esta administración le debe a cada santo una vela como esboza el refranero popular.

  • Debe a la Universidad de Quequén..
  • Debe a la empresa recolectora de residuos Servicios Ambientales, un millón y medio de pesos.
  • Debe el alquiler de la esquina de calle 56 y 61 donde funciona el Juzgado Federal.
  • Debe horas extras a los empleados municipales.
  • Debe a la Usina Popular Cooperativa por el alumbrado público.

  • Tiene los automóviles sin seguros transitando la ciudad, las ambulancias sin Verificación Técnica Vehicular, a los trabajadores sin ART Aseguradoras de Riesgo del Trabajo…
  • Deudas en lo macro, deudas en lo micro…

Y llegó el colmo. Deberle a un modesto trabajador cuatro meses de alquiler del local que utilizan para guardar la mercadería que distribuye el área de acción social.

A cualquier inquilino que haga esto, le piden el desalojo o le colocan un abogado para intimarlos al pago.

Este estado deudor de grandes cifras y de pequeñas cifras, ya sobrepaso límites.

Si bien no son deudas contraídas por los ciudadanos, deberíamos sentir vergüenza ajena por esta situación casi surrealista.

Este gobierno del «debe» debería ser desalojado del local como cualquier hijo de vecino en esta situación.

La palabra desvergüenza, sería el único calificativo en el diccionario del estado municipal.