Sharing is caring!

Imágenes de TV

El próximo martes se escucharán los alegatos de la fiscal y la defensa en el juicio que se le sigue al ex policía Alberto Quesada, imputado del homicidio agravado del joven Gastón Díaz.

En la audiencia celebrada ayer prestó declaración el médico forense Carlos Rodríguez, quien hizo la autopsia a Díaz. Indicó que el arma del entonces policía, al momento del disparo, estaba apoyada en la nuca del joven.

Lo hizo a través de un gráfico, y explicó que el día del hecho concurrió al lugar junto con personal de Policía Científica y tras las pericias de rigor trasladaron el cuerpo de la víctima hasta la morgue local.

Consultado por la agente Fiscal Analía Duarte, Rodríguez indicó que el físico de Díaz presentaba varias lesiones y el labio cortado aunque ninguna habría sido producto de golpes efectuados con una “tonfa” o machete policial sino de la pelea previa.

Continuó informando que ya en la camilla de la morgue Rodríguez pudo determinar que la bala que dio muerte a Díaz tenía como orificio de entrada en el occipital ligeramente del sector derecho.

También dijo que dicha herida mortal provocó la fractura de cráneo del maxilar izquierdo y el desprendimiento de algunas piezas dentarias.

Lo más importante de la declaración se dio cuando afirmó que la herida sobre la piel era más grande que la habitual de una bala lo que le llamó la atención puntualizando que la misma tenía piel rota y desflecada hacia afuera con un diámetro de un centímetro.

Al ser consultado sobre que significaba eso Rodríguez aseveró que eso quiere decir que el arma cuando fue disparada se encontraba apoyada sobre la víctima, lo que se conoce médicamente como signo de boca de “Mira de Hofman”.

Esto se produce cuando el disparo es efectuado contra una tabla ósea. Los gases que ingresan en el orificio de entrada se reflejan en dicho plano subyacente generando una presión tal entre el hueso y la piel que retorna hacia el lugar donde se efectuó el disparo produciendo una lesión de desgarro en forma de estrella de bordes contusos irregulares y dentados.

Más adelante explicó que al estar la boca del cañón apoyada sobre el cuerpo la totalidad de los elementos expulsados por dicha arma junto con el proyectil ingresarán directamente encontrándose así restos de hollín en el hueso y hasta en la superficie interna del cráneo.

Por último ha pedido del abogado de la querella Dr. Julio Razona, Rodríguez dibujó sobre una pizarra la trayectoria del disparo que acabó con la vida del joven Gastón Eduardo Díaz puntualizando que se trató de una trayectoria casi vertical de derecha a izquierda y de arriba hacia abajo con fractura en el oído izquierdo y el maxilar izquierdo donde quedó alojada la bala.

El debate va a continuar el próximo día martes a la hora 9 cuando declare el último testigo y llegue el turno de cada uno de los alegatos.

Una vez terminados los alegatos el Tribunal Oral Criminal Número 1 del Poder Judicial Necochense va a decidir la fecha en que se va a leer el veredicto y eventual sentencia.

(TRANSCRIPCIÓN DE LA LECTURA REALIZADA POR EL PERIODISTA NÉSTOR FERREYRA EN TSN NOTICIAS EL MIÉRCOLES 4 DE MAYO).