lunes, abril 15, 2024

Opinión

En el centro de escena radical

Sharing is caring!

escribiendo78.jpg

Por Miguel Abálsamo

PUEDE MOSTRAR GESTIÓN, CONDUCTA PARTIDARIA Y LEALTAD.
ACABA DE REALIZAR UNA CONVOCATORIA EN EL COMITÉ QUE
SORPRENDIÓ POR SU IMPORTANCIA. ES EL RADICALISMO QUE VIENE.
SEBASTÍAN EBI SE SITUA EN EL CENTRO DE ESCENA DE LA UCR.

Sebastián Ebi pertenece a la denominada nueva generación política. Esto no quiere decir que venga de la nada y solamente anteponga como concepto la juventud y las ganas, hay una historia partidaria como conductor de la UCR ,  un compromiso militante  demostrando   doctrina e identidad, tiene una gestión por  exhibir cuando se convirtió en uno de los mejores  funcionarios de la administración ,desde el área de la juventud, y  rubrica este devenir en el presente  como concejal, habiendo desarrollado una  gestión breve pero dinámica y creativa desde la presidencia  del Honorable Concejo Deliberante.

Ebi, sorprendió cuando en silencio, sin anuncios previos o promociones publicitarias, acaba de convocar en el Comité «Emiliano Abásolo» a un nutrido grupo de dirigentes, tales los casos del actual titular de gobierno, Mario Diez, su hijo el concejal Gonzalo Diez, el jefe de bancada radical en el legislativo, Gerardo Guridi, el serio funcionario de Obras Públicas, ingeniero Roberto Taurian, entre otros, tratando la organización y renovación de una de las líneas más importantes del radicalismo distrital, la CON,  incluyendo al diputado nacional doctor Pedro José Azcoiti.

En lo cualitativo un salto de calidad, y en lo cuantitativo Ebi trabaja en diferentes barrios de la ciudad, aunque sin alcanzar difusión pública.

Sin  dudas un aire fresco a la política radical, donde cientos de seguidores están como desconcertados  por los giros del intendente Daniel Molina, y comienzan a avizorar que es tiempo de renovación, tanto de hombres como de ideas.

Muchos radicales y ciudadanos en general entienden que el ciclo Molina y su modelo de gobierno están agotándose y difícilmente pueda motivar nuevamente a la población, como tampoco salir de este estado de autismo que ha ganado a su gobierno y a los más cercanos.

A diferencia de otras líneas internas surgidas, Sebastián Ebi  demuestra otro estilo, firme en convicciones pero equilibrado a la hora de las declaraciones. Con un claro llamado a la unidad partidaria va logrando consensos, situándose en el centro de la escena del mundo interno del radicalismo.

Con sinceridad  no oculta aspiraciones en el 2011, cuando se elija intendente nuevamente en el distrito, entendiendo que primero esta la reorganización partidaria, las elecciones legislativas del año entrante y la afirmación de la CON (Corriente de Opinión Nacional) como línea mayoritaria en la UCR.

Tiene a exhibir una conjunción de valores. Doctrina y  conducta cuando condujo el comité de la Unión Cívica Radical, doctrina para que  sigan y conducta para que crean.

Gestión cuando le tocó la tarea de conducir el área de la juventud en la primera etapa del gobierno de Molina, y lealtad, puesto que desde el Concejo Deliberante, y aún con diferencias con el actual intendente, siempre mantuvo un prudente silencio previo a las elecciones que consagraron por segunda vez al intendente.

Sin dudas, el radicalismo comienza una nueva etapa, nacional, provincial y en cada distrito. Aquí se abre una perspectiva.

Rapaca por un lado en el liderazgo del doctor Juan Pablo Villarreal, Espacio Abierto Radical en la idea del doctor Beto Esnaola,  el escaso presente y nulo futuro de los denominados Radicales K, o lo que queda de ellos en el contexto local, el individualismo del intendente Molina, y esta posibilidad a través del joven Sebastián Ebi.

La UCR se aproxima a una interna partidaria. Por el momento la » movida» y el mensaje de Ebi es el que ha despertado mayor expectativa. El mismo ha sido claro…unidad partidaria, diferencias con Molina (que no vienen de ahora…) siempre construyendo en forma positiva, aspiraciones claras para el 2011.

Hoy Ebi logró algo significativo, colocarse en el centro de escena de la UCR.

No es poca cosa…