miércoles, junio 12, 2024

Locales

PREFECTURA QUEQUÉN: La protección contra el terrorismo y otros ilícitos dejó de ser un hecho aislado con la aplicación del Código PBIP

Sharing is caring!

seguridad-en-puertos.jpg

Luego de los ataques terroristas contra los Estados Unidos de Norteamérica llevados a cabo el 11 de Septiembre del 2001, la Organización Marítima Internacional (OMI) declaro su determinación de trabajar, junto a los países interesados, para impedir que el transporte marítimo se convierta en blanco del terrorismo internacional y de otros actos ilícitos como ser la piratería, ataques armados, migración ilegal, polizones y contrabando de armas, trafico de drogas, etc.

seguridad_portuaria.jpg

La Organización Marítima Internacional no había intentado regular hasta el momento un Convenio obligatorio de la talla del Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS), aspectos relativos a la Seguridad Pública en Buques y Puertos, definidos en su traducción como PROTECCIÓN MARÍTIMA.

LA PROTECCIÓN MARÍTIMA Y DE LOS PUERTOS” es un tema estrechamente vinculado con la creación de espacios en materia de seguridad para el desarrollo económico y comercial de nuestro país.

Esta preocupación por la seguridad de los buques tiene antecedentes remotos, afines a la Prefectura a partir de nuestra condición de Fuerza de Seguridad especializada en ámbitos portuarios y navegatorios.

Entre las amenazas a la seguridad se incluyen también, además del terrorismo, actos ilícitos como piratería, ataques armados, migración ilegal, polizones y contrabando de armas, tráfico de drogas, etc.

Desde el 1º de Julio del año 2004 se modifico algunos capítulos del SOLAS, del cual se desprende el Código de Protección de Buques e Instalaciones Portuarias (Código PBIP).

El mismo fue puesto en vigor y ejecutado de manera muy rápida, para constituir un nuevo sistema internacional de medidas destinadas a incrementar la Protección Marítima que permite que los buques y las Instalaciones Portuarias cooperen para detectar y prevenir los actos que supongan una amenaza para la protección en el sector del transporte marítimo.

Todo el esfuerzo destinado a cumplir las exigencias internacionales en materia de Protección Marítima obliga a nuestro sistema portuario a adecuarse a las exigencias internacionales y ajustar su nivel de protección para permitirle desarrollar nuestro comercio internacional.

Cabe consignar que la Prefectura Naval Argentina es la autoridad designada responsable de la aplicación de las normas referidas a las enmiendas hechas al Convenio SOLAS y al Código Internacional PBIP.

Como parte del proceso de toma de conciencia de esta cultura de la seguridad en nuestro ámbito de actuación, la Prefectura expuso la temática general ante otros organismos afines como ser Aduana, Migraciones, Cámaras Navieras y portuarias, Consorcios de Gestión de Puertos y Representantes Sindicales, haciendo el esfuerzo necesario para que al día de hoy todos los puertos estén encaminados y con las medidas de seguridad instrumentadas con una clara gestión en este aspecto, con la misión de desarrollar el proceso de implementación de las nuevas medidas y asesorar a los distintos sectores.

En el Puerto de Quequén, con la implementación del Código PBIP, se han observado importantes modificaciones en materia de protección de las Instalaciones Portuarias como ser: control en el acceso de personas y vehículos, vigilancia, zonas restringidas, vallados perimetrales, tecnología, actuación de personal idóneo en materia de seguridad portuaria y cuando se realice operaciones de interfaz entre buque–puerto o mientras se lleven actividades operacionales de buque a  buque.

También los buques se encuentran afectados a estas medidas de seguridad, dado que 72 horas previas de arribo al puerto, deben presentar ante la Prefectura el formulario de  Declaración de Protección Marítima, antes de ingresar a aguas argentinas.

No remitir esta información en tiempo y forma faculta a la Prefectura, en su carácter de Autoridad Designada para cumplir las prescripciones relativas a la Protección Marítima a adoptar alguna de las medidas de control y cumplimiento previstas por la normativa internacional.

La adopción de los recaudos de seguridad contemplados entre nuevas medidas marca la diferencia entre los que pueden pertenecer, o no al mundo del comercio internacional naviero, ya que el Puerto de Quequén como puerto certificado, se encuentra dentro de la adecuada implantación de los nuevos estándares internacionales, acorde las necesidades competitivas en la gestión naviera y portuaria.

Esta razón obliga a la Prefectura a contribuir al proceso con la mayor calidad y de la forma más eficiente posible.

Desde el punto de vista de la industria marítima, resulta vital conocer con claridad los propósitos. Debemos generar confianza en que las respuestas de seguridad se corresponden a nivel de amenaza a partir de una forma sensata y sistemática en su medición.

Dichas medidas preventivas de control portuario han contribuido incluso a minimizar los delitos comunes, como así también los sucesos que afecten la protección de los buques y las instalaciones portuarias.

Todos los ciudadanos entienden que se debe resistir la amenaza del terrorismo y demás actos delictivos en el ámbito acuático y portuario a través de la aceptación de los nuevos estándares internacionales de seguridad. Las pérdidas por esas causas pueden ser infinitamente superiores a los costos de las medidas aplicadas.