Sharing is caring!

beatrizespil002.jpgcasadeloschicos002.jpg

Hoy, pequeños y grandes del hogar Casa de los Chicos de Pringles parten rumbo a las playas de Necochea; eligieron ese destino en reemplazo de Claromecó, lugar al que venían concurriendo con anterioridad.

Los pequeños de la Casa de los Chicos se fueron a Necochea. Así lo aseguró Beatriz Espil, coordinadora de esta institución con un total de 21 chicos en compañía de un grupo de adultos que trabajan en el hogar partieron rumbo a la costa atlántica, dando así cierre a un sueño por el cual trabajaron mucho. Gracias a la colaboración de la comunidad pringlense en todas las actividades que desarrollaron el objetivo de las vacaciones, una vez más, pudo concretarse.

Cabe destacar que Necochea no es conocida por los chicos, puesto que la villa veraniega de Claromecó era el destino de vacaciones elegido en veranos pasados.

Sobre el lugar donde estarán alojados, Beatriz Espil indicó que «este año tenemos la suerte que el alojamiento lo conseguimos en forma gratuita. La gente de UATRE nos consigue alojamiento en su hotel. Esto es una emoción muy grande porque no solamente cumplimos con el sueño de las vacaciones, sino que es una experiencia nueva porque los chicos nunca fueron a un hotel. El alojamiento es gratuito, incluye el desayuno y vamos a estar en pleno centro de Necochea», sostuvo. 

La coordinadora de la Casa de los Chicos, también manifestó que UATRE también está facilitando otras alternativas para que la estadía de los chicos sea más que agradable.

El traslado se realiza con el colectivo que posee la comuna de Coronel Pringles, el cual permanecerá los cuatro días que durarán estas vacaciones. La permanencia del vehículo permitirá realizar paseos y otras actividades en Necochea.

Cabe señalar que Claromecó era el destino de vacaciones de la Casa de los Chicos, un lugar ideal para estos pequeños, pero este año los responsables del hogar apostaron por una ciudad veraniega que ofrece otras alternativas y opciones en cuanto a turismo y atracciones.

«Los chicos están ilusionados -dijo Espil- con expectativas de ver una ciudad con grandes edificios, de conocer el puerto, cosas que ellos nunca tuvieron acceso y organizándose, porque como cualquier familia, organizar las vacaciones implica un trabajo y en una familia tan numerosa como ésta es bastante preparar bolsos, paquetes, hacer compras», aseguró la coordinadora del hogar. (LA VOZ DEL PUEBLO)