miércoles, julio 06, 2022

Locales

ANÁLISIS: Nuevos desafíos para los puertos argentinos. Un estudio para analizar.

Sharing is caring!

pto_quequen12.jpgPuerto Quequén.

Un reciente informe de la Dirección de Mercados Agroalimentarios de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación, pone de relieve los desafíos para el sistema portuario argentino.


En este terreno, el trabajo destaca que el sector agrícola muestra en los últimos años un crecimiento en la producción, que en un contexto de consumo interno relativamente estable, origina un mayor saldo exportable.

Al respecto se destaca que en la actualidad, la capacidad operativa de los puertos soportó este crecimiento. No obstante, debido a que las proyecciones de producción alcanzarían los 122 millones de toneladas para el año 2015, el sistema portuario deberá de acompañar este crecimiento y mantener un incremento en la capacidad operativa, con el fin de continuar favoreciendo el mayor flujo de la exportación de estos productos. En el caso contrario, la no existencia de un sistema portuario eficiente, incidirá directamente en los costos de exportación y en toda la cadena comercial.

El cambio del valor monetario argentino respecto al dólar estadounidense produjo un reacomodamiento de la economía en general, otorgándoles un mayor margen de rentabilidad al sector productivo industrial y agrícola, que fue derivado en inversiones para el crecimiento de su producción.

Esta inversión se vio reflejada en el campo en la extensión de las fronteras agrícolas (mayor superficie de producción), en la adquisición de nuevas tecnologías de riego y en maquinarias, revirtiendo el proceso de desindustrialización de la década de los noventa.

Se destaca que el aumento de las superficies sembradas y de la productividad en el conjunto de las actividades agropecuarias contribuyó considerablemente al sostenimiento de la mayor producción agrícola, con una expansión en el 2006 del 11% del área sembrada con respecto al 2003 y a un crecimiento en los rendimientos por hectárea del 16%. En este contexto, el sector primario generó exportaciones en 2006 un 35,1% superior a las del 2003.

El trabajo señala, además, que dentro de los productos agrícolas, los de mayor peso en cuanto a volumen exportado son los commodities (productos en condiciones primarias o de escaso valor agregado) y los derivados de estos como los aceites y pellets/harinas.

El precio de éstos generalmente está fijado de acuerdo al mercado internacional y sobre la condición CyF (Costo y Flete). Debido a lo mencionado, cualquier variación negativa puede agravar a las estructuras de costos, dentro de los cuales el transporte (flete) y la logística portuaria son los dos pilares más importantes de esta estructura.

Un puerto eficiente permite lograr un buen valor de flete internacional, como así también optimizar el tiempo de estadía de los buques. El mayor flujo (salida de mercadería de las terminales a los buques) y la mayor velocidad en la rotación de la mercadería abaratan los costos de almacenaje y de carga, haciendo más competitivos los productos en el comercio internacional.

En el año 2001, la capacidad operativa de los puertos argentinos rondaba los 5,6 millones de toneladas de almacenaje en las terminales de elevadores de granos y con un ritmo de carga a los buques de alrededor de 52 mil toneladas por hora, para un volumen exportado cercano a los 51 millones de toneladas. En el año 2006 esa capacidad operativa creció hasta superar los 8,1 millones de toneladas para el almacenaje y con un ritmo de carga a los buques de 66 mil toneladas por hora.

Estas condiciones de operatividad permitieron posicionar a los puertos argentinos de manera atractiva para los Armadores (propietarios de los buques), para los cuales lo más importante es optimizar el tiempo de sus buques tanto en la carga/descarga como en el tiempo de espera por viajes, ya que la mayor rentabilidad de su unidad, radica en el superior volumen transportado y el menor tiempo total utilizado en la carga.

Si a futuro se calcula una producción de 122 millones de toneladas con un saldo exportable de alrededor de 95 millones de toneladas, el sistema portuario deberá crecer en su infraestructura operativa de acuerdo a este nuevo escenario, con el fin de no producir un cuello de botella en el flujo de entrega de mercadería a los buques, destaca el trabajo.

En conclusión, de mantenerse este escenario de tendencia creciente de la producción y alcanzando para el 2015 una producción de 122 millones de toneladas, el sistema portuario argentino deberá acompañar este crecimiento de manera constante para evitar la ineficiencia de décadas pasadas, colaborando con una operatoria que garantice al resto de la cadena comercial y de servicios, la aplicación de logísticas comerciales dentro de la competitividad internacional.