Nacionales

PORTUARIAS: El principal reclamo del sector sigue siendo la infraestructura.

Sharing is caring!

portuarias.jpg

Como todos los años, Transport & Cargo realiza su tradicional edición especial en donde los principales referentes del sector brindan su visión sobre los hechos más destacados de 2007 y las perspectivas de 2008.


Este ejercicio ha probado su eficacia para conocer el camino transcurrido y saber lo que resta aún recorrer para afianzar la eficiencia del transporte y la logística, elementos indispensables para la competitividad del comercio exterior.

Tras el recorrido por las distintas opiniones resalta la mirada confiada de los rubros vinculados a la agroindustria, hoy bendecidos por el fenómeno de la soja. Ellos prosiguieron su escalada de inversiones portuarias, u$s 150 millones en 2007, siempre impulsadas por una vía tronca de navegación cada vez más profunda y eficiente. También reconoce la gestión de Ricardo Luján, como subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación. Incluso desde varios sectores se pide por su continuidad como para seguir con una misma línea de trabajo.

Temas como el Plan Maestro y Director del Sistema de Navegación Troncal del Río Paraná y un nuevo marco aduanero para los puertos están en plena etapa de definición.

Un cauto optimismo reflejaron los industriales navales que esperan ver pronto colmadas sus gradas. Como ejemplo del despegue está Tandanor, una empresa recuperada por sus trabajadores que además de sus ya clásicas reparaciones, se lanzó con éxito al mercado de construcciones. No obstante, preocupan ciertas demoras en el programa de leasing naval que fuera lanzado no una, sino dos veces, con bombos y platillos por el gobierno nacional.

En la franja empresaria vinculada con el Puerto de Buenos Aires es donde se observaron las mayores quejas. Este año, el principal puerto de contenedores del país logró encaminar en parte el dragado de su canal de acceso, pero sigue aún pendiente la licitación de la terminal 6. Los concesionarios siguieron invirtiendo, pero igual son cada vez más las voces augurando la pronta congestión de Puerto Nuevo. De concretarse, este hecho puede significar un catastrófico apagón logístico para la Argentina.

En donde todos coinciden es en la necesidad urgente de realizar las obras de infraestructura indispensables para acceder a los muelles. Accesos ferroviarios, Plan Circunvalar para la zona de Rosario y autopista ribereña para Buenos Aires, son reclamos casi diarios.

A este preocupante panorama, se agrega la sombra de los conflictos sindicales, como la huelga de remolcadores que logró paralizar los puertos argentinos en dos oportunidades. Como consecuencia lógica, son cada vez más los armadores que analizan la posibilidad de cambiar su escala de Puerto Nuevo por Montevideo.

En el sector aéreo, Terminal de Cargas Argentina prosiguió su vasto plan de inversiones en infraestructura y los pronósticos marcan un crecimiento sostenido, a pesar del aumento de costos operativos, producto del elevado precio del combustible.

Para los trenes, éste fue un año de grandes anuncios. No quedan dudas sobre la voluntad del Gobierno Nacional de relanzar un sistema ferroviario que fuera abandonado a su propia suerte durante los ’90. A esto se suma un interesante plan para despertar al Ferrocarril Belgrano Cargas de su larga siesta.

Varias barreras impiden que el auto transporte de carga se desarrolle de forma normal. La falta de gasoil fue durante el año una de las principales quejas del sector y todos las miradas apuntaron a un sistema de control de precios que ya ha demostrado su inoperancia. Si bien la mayoría de los empresarios definió al 2007 como positivo, la preocupación está puesta a futuro.

Fuente: Transport & Cargo