Internacionales

UNA FECHA CLAVE PARA CASI UN TERCIO DE LA HUMANIDAD: Dos mil millones de cristianos celebran la Navidad en el mundo. El Papa exhortó a hacerlo en torno al árbol y al pesebre, dos símbolos espirituales.

Sharing is caring!

navidad-en-neon.jpg

Unos 2.000 millones de cristianos celebraron anoche en todo el mundo el nacimiento de Jesús que, según su creencia, es el Hijo de Dios. El Papa Benedicto XVI -jefe espiritual de 1.100 millones de católicos- exhortó a sus fieles a manifestar la alegría por el acontecimiento, patentizándola en símbolos como el arbolito y el pesebre, sobre todo -subrayó- en tiempos en que el sentido religioso suele quedar relegado por el auge del consumismo.


«El árbol y el pesebre son elementos de ese clima típico de la Navidad, que forma parte del patrimonio espiritual de nuestra comunidad y que tenemos que conservar cuando parecen prevalecer la carrera hacia el consumismo y la búsqueda sólo de bienes materiales», dijo el pontífice. Añadió que la celebración navideña y sus tradicionales símbolos constituyen importantes referencias al gran misterio de la encarnación y el nacimiento de Jesús.

Benedicto XVI dijo estas palabras en el Ángelus dominical y tras recibir a peregrinos de la región del Tretino, que este año donaron el abeto para la plaza de San Pedro. El Papa elogió ese árbol, de 25 metros, que fue talado, según dijo, «sin dañar el bosque». Y destacó que constituye «un significativo símbolo del nacimiento de Jesús» porque «con sus hojas siempre verdes representa la vida que no muere».

El Papa había abierto en los últimos días el sentido de la Navidad a los no cristianos y no creyentes. En la audiencia general del miércoles, sostuvo que la celebración debe ser «para todos la fiesta de la paz en un mundo que tiene urgente necesidad de ella». Dijo, además, que los católicos «pedimos a Dios que la violencia sea vencida por la fuerza del amor y la confrontación ceda lugar a la reconciliación». (FUENTE: CLARÍN)