Opinión

SU MAJESTAD, EL INDECISO.

Sharing is caring!

urnas-electorales.JPG

por Miguel Abálsamo

FM la radio realizó durante dos días con su grupo de
periodistas una seria encuesta en Quequén-Necochea
consultando sobre el voto a intendente. Empate técnico
entre Guarracino-Molina .. Fueron casi 500 los consultados.
Casi treinta por ciento de indecisos en el distrito, todo
un dato. ¿Los indecisos de hoy benefician a Guarracino?

Serán de aquí al 28 de octubre las niñas bonitas del acto eleccionario, ellos, el treinta por ciento de indecisos decidirán el nuevo intendente del distrito de Necochea por cuatro años.

Ser indeciso no es mala postura, al contrario, me parece en muchos casos un acto de meditación y análisis, de aquellos que dejarán de serlo días antes del comicio, en el mismo día o incluso para muchos la definición será en el propio cuarto oscuro.

Existe en Necochea, Quequén un empate técnico según la encuesta reflejada por una importante FM local durante dos días consecutivos.

El dato vuelve a ser el indeciso, a juzgar por dicha encuesta treinta por ciento. Cifra alta, que irá en disminución según las propuestas, atracciones individuales, gestos, etc.

Existe un distrito no afiliado, lejos de debates dogmáticos, internismos exacerbados, o manejos de profesionales de la política.

Quien intenta la reelección, doctor Daniel Molina, quien aspira a serlo por cuatro años, doctor Gastón Guarracino, son dos senderos que se bifurcan pero se encuentran en un hilo conductor, la polarización, no de ahora, sino de tiempo atrás. A nadie escapa que entre ellos esta la intendencia.

Así como los indecisos vuelcan la elección, la pregunta sería…¿ a quien beneficia el indeciso y a quien perjudica..?

Creo que el perjudicado es el actual intendente, puesto que luego de cuatro años de gobierno quien se muestre indeciso con su gestión difícilmente a esta altura vaya a votarlo. La mayoría de ese treinta por ciento de indecisos lo son entre la oposición, en esto se verá beneficiado quien tiene la única chance entre la oposición de ganar, el joven abogado de Primero Necochea. Si los indecisos quieren dejar de conservar a Molina para convertirse en renovadores, el voto será depositado a Guarracino, ellos saben que el resto no tiene chance.

El otro análisis tiene que ver con las boletas provinciales y nacionales que acompañen a los candidatos locales. La de mayor peso es Scioli gobernador, eso dará un valor agregado al candidato del Frente para la Victoria, sumado a la presencia del matrimonio K empujando esa boleta.

En cambio la del intendente será muy delgada en importancia en la denominada ¨El Frente¨, y por otro lado una UCR, histórica, cautiva todavía de muchos afiliados y adherentes, pero alicaída, al menos en este proceso eleccionario actual.

Ser indeciso no equivale a creer que la gente no tiene interés en la política y en quien elegirá para conducir nuestros destinos, al contrario, esta interesada en ella y ha dejado de ser parte del clientelismo político o un número más en un tablero de afiliación partidaria.

Hoy no alcanza solamente con una bandera o un símbolo, eso es una parte, pero no cubre el todo. Los indecisos esperan ideas, allí están con su inseguridad, sus problemas de salud, sus esperanzas por la generación de empleos, entre sus ítems principales. Son indecisos del intendente actual, sabiendo que en cuatro años de gestión para Molina la culpa la tuvieron los otros. Aquello de la mejor manera de no fracasar es buscarse una buena excusa integra las mejores páginas de su diccionario. Molina conceptualiza que no tiene responsabilidades en la inseguridad, eso es tema de policías y jueces…que las casas a entregar por Planes Federales se caigan es culpa empresarial, sabiendo que el estado que preside debe ser controlador de esta situación y no mero espectador. El intendente tira la pelota al costado ante cualquier tema urticante. Si esto fuese así para que votar intendente, si cuando se debe poner al frente de la ciudadanía esquiva obligaciones.

Por eso los indecisos no son de Molina, son indecisos de la oposición, entre ellos, Guarracino, Copercido, García, Raduski, Pin, Oscar Pérez, repartirán sus votos el 28 de octubre. Mayoritariamente el disconformismo con Molina los llevará a votar ganador, se inclinarán finalmente por quien pueda vencer al actual intendente. En eso Gastón Guarracino cuenta con ventaja.

Las encuestas sirven para reflejar números, pero si se leen con detenimiento uno encuentra caminos y huellas para transitar a un análisis que se asemeje a la realidad.

En el reino de la política y el acto eleccionario, su majestad es el indeciso. Seguramente todo el arco político comenzará en los últimos días de campaña a trabajar sobre ese mercado. Si el intendente no pudo seducirlos después de cuatro años de gestión, debería comenzar a preocuparse por su futuro.