Locales

NECOCHEA: «El Chiquero», sigue en la mira de muchos. Cuidado, que la concesión pase por el Concejo deliberante.

Sharing is caring!

chiquero.jpgVista aérea de «El Chiquero«
por Horacio Castelli

Un importante negocio se esconde detrás de «El Chiquero», con firmas que se van, otras que vienen, pero son lo mismo. Intendente que no permite la transferencia durante años, otro que llega y en tres meses lo permite sin que pase por el Concejo Deliberante. Empresas que se retiran y transportistas que son los convidados de piedra, pero que pagan los platos rotos.

Es extraño como se van entrelazando las historias en torno a diferentes temas que importan y mucho a toda la comunidad, que muchas veces mira anestesiada los vaivenes de acuerdos que después terminamos pagando todos.

El tema de «El Chiquero», que algunos intentan minimizar es un mojón más en la larga lista de sucesos y acuerdos que se han producido a lo largo de la historia necochense.

La realidad es que en los últimos años, de gobierno Molinista, la situación se ha acelerado vertiginosamente. La concesión de la venta ambulante en la playa, el camping Miguel Lillo y lo de «El Chiquero» ahora, son cuestiones que marcan el estilo de gobierno de los últimos cuatro años.

Otra de las características de este gobierno municipal es el anuncio permanente de obras que nunca se realizan, o cuando se llevan a cabo se hacen mal y provocando más problemas que soluciones.

La obra del ensanche de la Avenida 75 traerá, muy posiblemente, varios inconvenientes a los vecinos. Uno de ellos es el corte del servicio telefónico a lo largo de 800 metros y por varias semanas. Esto no ha sido informado aún.

El proyecto habla de la colocación de columnas centrales de alumbrado público. Los que conocen los planos de la ciudad, saben que en el medio de la avenida 75 y a una profundidad que impediría la colocación de las bases lumínicas pasa un caño central desde la avenida 74 hasta la avenida 42.

No son datos menores, y que hacen a la responsabilidad con que se toman las decisiones, que para este gobierno municipal es más importante gasta 1 millón y algo más en el lavado de cara del Complejo Casino (que se podía mostrar), que mejorar el servicio de la salud.

Por ejemplo, en la sala de Salud del Barrio 6 esquinas indican los que saben, que si alguien del Ministerio de la Provincia llega a venir lo clausura inmediatamente. ¿El Motivo?

Allí se encuentran colocadas pantallas de gas que están prohibidas en todo el territorio de Buenos Aires. ¿El costo para colocar calefactores? 6 mil pesos. Un poco menos del millón gastados en el Casino. Pero claro, no se ve.