Sharing is caring!

Una vez más la Usina Popular Cooperativa se aleja de sus principios fundacionales. No trabaja para el bien común, sino para el bien de unos pocos. Y encima entre esos pocos se pelean para lograr su control.

Las elecciones hace años que son una simple asamblea de proclamación donde se reparten los cargos y deciden el futuro de la tarifa eléctrica de casi 50 mil ciudadanos necochenses y quequenenses sin entregar un solo beneficio económico al final de cada período.

Es verdad que los asociados no participan en la vida democrática de la entidad en cantidad. Pero también en conocido el poco apego de sus autoridades en informar y formar a los asociados (como corresponde estatutaria y legalmente), para que conozcan las características de su participación.

No es una tarea sencilla presentar listas y avales, conformar un trabajo ordenado y positivo sino se tiene el conocimiento necesario para hacerlo y además quienes intentan participar en las elecciones siempre tienen la dificultad de hacerse de los padrones y otras instancias necesarias porque no existe una Junta Electoral independiente, sino que todo es manejado desde la Gerencia de Legales que son empleados de las autoridades que ejercen en cada momento la conducción de la entidad.

Es sabido, y lo digo por conocimiento personal ya que fui delegado en los comienzos del presente siglo, que no se facilita ni se invita a participar a los asociados, que, además se sienten agobiados por las altas tarifas que deben abonar para estar al día y poder participar.

Las actuales autoridades lejos han estado de abrir la entidad para la participación de los asociados, no ha descendido como corresponde la Cuota Capital, no termina de lanzar el Triple Play, que ahora será doble play, porque la telefonía estará ausente de la oferta.

Los Servicios Sociales, lejos de ser un sector rentable y necesario para prestar por parte de la Usina, ya que estos servicios son adicionales a la prestación de energía eléctrica que está teniendo cada vez más dificultades y que ante la solicitud de grandes empresas de potencia no la puede satisfacer como ocurre, por ejemplo, con Sitio 0 en Puerto Quequén.

Si alguna empresa deseara instalarse en Necochea o Quequén se vería imposibilitado de hacerlo por la falta de inversiones en la necesaria ampliación de la oferta eléctrica, a pesar de los años que llevan en la conducción de la entidad.

La Usina Popular Cooperativa Sebastián de María fue creada para contrarrestar la presencia de la Ítalo Argentina que desangraba con sus tarifas las economías de los necochenses, lo que ahora y desde hace varios años produce la entidad con sus actuales administradores.

Se ha llegado a la increíble situación que se dirimen cuestiones políticas dentro de la institución, y procurando el manejo de la Cooperativa como un lugar donde los militantes consiguen su trabajo como forma de pago por los servicios prestados.

Esta situación nadie la puede negar, ni ignorar, porque viene sucediendo hace años y quienes ingresan a cualquiera de los trabajos que ofrece la Usina está directamente vinculado al partido político al que pertenecen los que la dirigen.

No hay opciones para el resto de los ciudadanos que “no pertenezcan”.

EDITORIAL: Una entidad rehén de unos pocoshttp://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2015/06/castelli-horacio-437x300.jpghttp://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2015/06/castelli-horacio-200x150.jpgahorainfo.com.arCastelliDestacadasLocalesOpiniónCastelli,OpiniónUna vez más la Usina Popular Cooperativa se aleja de sus principios fundacionales. No trabaja para el bien común, sino para el bien de unos pocos. Y encima entre esos pocos se pelean para lograr su control. Las elecciones hace años que son una simple asamblea de proclamación donde se...El que quiera comprar ficción que lo haga... Nosotros ofrecemos realidad...