EDITORIAL: Discutimos por las migajas

Por Horacio Castelli

La discusión del Presupuesto Municipal 2018, es una discusión por las migajas que se puede recolectar con las tasas municipales que provocan enojo, además, en la población.

Necochea puede tener un horizonte mucho más lógico y económicamente descomprimido, si se tomaran definitivamente las medidas políticas necesarias.

Desde hace tiempo que venimos informando la importancia económica y de salubridad que tiene el manejo municipal de los residuos.

Este análisis no es una idea que nace por caprichos o como proyectos irrealizables, está basado en experiencias nacionales e internacionales y recomendaciones de organismos mundiales.

El manejo final de los residuos y su transformación permitiría al Municipio contar con un ingreso económico muy importante y en crecimiento exponencial cada año.

Los últimos presupuestos municipales en Necochea, han servido para saber como juntar dinero para llegar a pagar los salarios y nada más.

No hay posibilidades de proyectos de obras menores y medianas con recursos propios, lo que impide realizar un proyecto urbano serio y sostenido en el tiempo.

Falta de imaginación, ganas de trabajar en serio y con profesionales idóneos, dejando de lado las apetencias personalistas, han provocado este cuello de botella en que se convierte cada mes de octubre cuando se comienza a analizar el presupuesto.

De buenas intenciones estamos colmados, pero el distrito sigue estancado, más allá de los esfuerzos de la administración actual para cambiar algunos aspectos.

Es indudable que no alcanza con prolijidad económica, aunque hay que marcar que el ingreso de personal en cantidades no lógicas por la dimensión del Municipio y la creación de organismos que no eran necesarios, dinamitó gran parte del esfuerzo.

No se entiende porqué no se toma en serio la propuesta del manejo final de los residuos por parte del Municipio, para lograr un ingreso económico muy importante que aliviaría las arcas municipales, daría previsibilidad a la política lugareña y se podría proyectar un distrito a corto, mediano y largo plazo.

No es un tema menor para dejarlo pasar como si fuera un proyecto imposible de poner en marcha, eso si, hay que trabajar y mucho, y quizás, eso sea uno de los impedimentos para alguno de nuestros políticos.

No se puede hacer política en serio cuando lo que se termina haciendo siempre es administrar miseria, centavos que quedan luego de pagar a duras penas los salarios.

La CEPAL por ejemplo, indica que  “No deberían quedar fuera de los temas de la política de residuos los que se refieren a costos y financiamiento. Muchas veces los proyectos no se realizan porque existen problemas de financiamiento o porque su rentabilidad no se calcula de manera correcta.”

Los estudios actuales indican que la generación económica no es inmediata, por supuesto, aunque las bondades en salubridad son rápidamente apreciables.

Junto con la decisión de manejar adecuadamente los residuos, hay que concretar acuerdos con las empresas que necesitan material reciclable y los que necesitan los elementos orgánicos para utilizarlos como abono u otro empleo específico.

La tarea no es sencilla, pero tiene muchas aristas favorables, solo falta la decisión política de llevarlo adelante.

Compartir noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *