BRASIL: ¿Sacerdotes casados al Amazonas?

Mientras prepara el Sínodo Panamazónico, el papa Francisco analiza la posibilidad de autorizar que sacerdotes casados sean enviados a la floresta brasileña, la más extensa del mundo, en la que actúan miles de pastores evangélicos, destacaron estudiosos y fuentes locales.

La presencia de padres casados a esa región no es algo imposible pues hay antecedentes sobre como ha “madurado” paulatinamente esa idea dentro de la Iglesia, señala el profesor Rodrigo Coppe Caldeira, investigador de la Pontificia Universidad Católica de Minas Gerais, quien citó una entrevista del Papa.

Según Jorge Bergoglio, destacó el experto, “el celibato es una experiencia más positiva que negativa”, precisando que “si fuera necesario se podría rever esa disciplina”.

Para el Papa el celibato no es algo totalmente “universal”, desde su perspectiva esa práctica están vinculada a cuestiones “culturales, locales”, observó Coppe Caldeira al analizar las noticias sobre una revisión del celibato publicadas esta semana en la prensa brasileña.

“La escacez crónica de padres para atender a los fieles de las zonas remotas de la Amazonia puede llevar al papa Franciso a considerar la opción de ordenar a hombres casados”, escribió el jueves Folha de San Pablo.

El diario reportó que el cardenal brasileño Claudio Hummes llevó al Vaticano la sugerencia de ordenar como sacerdotes a hombres casados.

Hummes fue arzobispo de San Pablo, la arquidiócesis más populosa de este país, y es considerado uno de los religiosos brasileños más cercanos al Sumo Pontífice.

Fue Hummes quien sugirió al cardenal Bergoglio que adopte el nombre de Francisco poco después de que el Cónclave de cardenales lo eligiera Papa el 13 de marzo de 2013.

Pocas horas después de su coronación, ese mismo 13 de marzo de 2013, el flamante Pontífice saludó a la multitud reunida en la Plaza San Pedro acompañado precisamente por el cardenal Hummes.

La migración de un número considerable de católicos hacia el protestantismo es un tema observado con atención desde hace años por el cardenal.

Ya en 2007, durante la visita del papa Benedicto XVI a San Pablo, Hummes señalaba que la presencia del Pontífice estaba ligada a la estrategia de la Iglesia Católica para recuperar el terreno perdido en la feligresía brasileña.

La expansión neopentecostal tuvo lugar en las grandes capitales del país, como San Pablo y Rio de Janeiro, pero también en zonas remotas como la Amazonia.

Con una superficie de 4,5 millones de kilómetros cuadrados y menos de 25 millones de habitantes la región amazónica ha recibido miles de pastores evangélicos en los últimos años.

Las iglesias neopentecostales conquistaron la simpatía de una parte de los pueblos originarios que habitan en esa región del norte de Brasil, el país que sigue teniendo la población católica más numerosa del mundo.

En su reciente visita al Vaticano, Hummes estuvo acompañado con el obispo Erwin Krautler, de la diócesis amazónica de Xingu.

Krautler ha sido uno de los pioneros en plantear el debate sobre el celibato dentro de la Iglesia católica brasileña. En 2015 Krautler declaró que “el problema no es el celibato, que es una gracia en sí misma, sino los millones de personas de la Amazonia que se ven privadas de la Eucaristía”. (ANSA)

Compartir noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *