EDITORIAL: Nuevos políticos con viejos vicios

Por Horacio Castelli

La semana pasada se produjeron dos hechos importantes para el distrito y en cada uno de ellos faltó alguien.

El intendente de Necochea, Dr. Facundo López y el Presidente del Consorcio de Gestión del Puerto de Quequén, Dr. Arturo Rojas; son dirigentes políticos jóvenes, pero parece, con vicios de los viejos políticos.

El Jefe Comunal no estuvo presente en el Coloquio Portuario que se realizó en la sede del Consorcio y el titular del Puerto no asistió a la inauguración de la Avenida 554 a pesar de ser un funcionario que representa a la gobernadora María Eugenia Vidal que envió el 70% de los fondos para su realización.

Incluso la transitó posteriormente con el Presidente de la Cámara de Diputados Bonaerense y candidatos de la lista que el encabeza como concejal.

Por suerte estas peleas y disputas se dan en el marco de actividades y obras que se concretan, y no perjudica en forma directa a los ciudadanos, por ahora.

No es lógica la pelea que están manteniendo ambos dirigentes, sobre todo después de la fuerte crisis institucional que hemos atravesado.

Las declaraciones que estamos escuchando en las últimas semanas, no le sirven a nadie, y provocan desazón.

Necochea necesita reconstruirse después de años de desidia, malos manejos administrativos y enfrentamientos estériles que provocaron un retroceso profundo.

Es necesario sumar todas las voluntades para trabajar, sin dejar a nadie de lado, aceptando las diferencias y profundizando los acuerdos.

Es estéril seguir adelante con un enfrentamiento que no les sirve a los protagonistas y que incomoda a sus seguidores.

Esta historia ya la hemos conocido y solo sirvió para producir enojos, enfrentamientos y zancadillas que luego la pagaron los ciudadanos de Necochea.

Es necesario que López y Rojas reflexionen y busquen discutir los temas importantes para el distrito, entender que las chicanas no conducen a nada, y provocan una parálisis que perjudica a todos.

Viejos políticos necochenses decidieron anteponer sus ambiciones personales a las generales, muchos trabajaron para impedir en lugar de ayudar, gestionaron el no, para perjudicar al intendente de turno y estos impidieron nombramientos, para que no asumieran cargos dirigentes del otro partido.

Las peles personales, perjudicaron al conjunto. Esperemos que, como lo han hecho en otras oportunidades, López y Rojas, dirigentes jóvenes de Necochea, depongan actitudes personalistas y egoístas y entiendan que Necochea los necesita discutiendo y no peleando.

La discusión sirve para llegar a acuerdos básicos, las peleas alejan la posibilidad de entendimientos y producen posturas irreconciliables.

La juventud los favorece con el ímpetu de la edad, y les ofrece la posibilidad de aprender de los errores pasados, para no cometerlos en el presente, y forjar un mejor futuro.

Está en las manos y las actitudes de López y Rojas, hoy. Quizás, si se equivocan, mañana sean convocados otros dirigentes para trabajar por una Necochea mejor.

 

Compartir noticia