EDITORIAL: ¿Balance o lo que falta hacer?

Llegado el fin de año comienzan a realizarse los balances de lo realizado o lo pendiente. En el caso de Necochea y su sociedad. ¿Balance o lo que falta hacer?

Habitualmente al hacer el balance se pone énfasis en la columna de haber y se deja para otro momento el debe.

Esta actitud me sugiere que es una buena excusa para no hablar de las cosas importantes, las que se prometen y luego se dejan para otro momento.

El fin de año parece tomarse como un período de gracia para no hablar de ciertas cosas, pero el problema que el resto del año se lo toma de la misma manera.

A Necochea le falta crecer como sociedad, donde políticos, empresarios, dirigentes y ciudadanos nos pongamos a trabajar en serio.

En los últimos días muchos que tienen responsabilidades e injerencia social se dedicaron a transmitir rumores sobre la salud del Intendente Municipal.

Si estos sujetos estuvieran inmersos en proyectos serios, trabajando por una ciudad mejor no tendrían tiempo de hacer estas estupideces que no sirven para nada.

Muchas personas que uno cree que son maduras e inteligentes se entretienen en hacer este tipo de maniobras que se asemejan a las antiguas vecinas chismosas que de aburridas nomás decían cualquier cosa.

Por su parte, desde los estamentos de gobierno las excusas siempre están a la orden del día cuando se trata de explicar la falta de avances en temas fundamentales.

Algunas explicaciones son profundizadas con explicaciones coherentes y con fundamentaciones atendibles, otras simplemente son meras diatribas para no hacerse cargo de sus responsabilidades.

En Necochea no podemos hacer balances positivos desde hace muchas décadas porque la decadencia de nuestro distrito se ha intensificado.

No es tiempo de jugar al chusmerío sino de ponernos los pantalones y las polleras largas y comenzar a transitar el camino del trabajo y el esfuerzo.

Cada año vienen menos turistas y los que se acercan no vuelven. Solo aquellos nostalgiosos de los años de su niñez vienen con su familia a disfrutar de una de las playas más espectaculares del mundo.

Necochea posee un río con distintas particularidades que permite la actividad náutica en todas sus categorías.

Las lagunas que integran la cuenca del Río Quequén son de las mejores que existen para la pesca deportiva.

Se puede desarrollar (si se tiene ganas de trabajar), el turismo de aventura y el turismo rural.

Lugares destinados a la creación de centros de spa y de reflexión en el interior del distrito son posibles.

Por eso digo, dejemos las pavadas de adolescentes con rumores infantiles, que solo producen diferencias entre las personas y no sirven para nada.

Parece que a algunos les gusta este tipo de informaciones falsas. Eso si, cuando les toca a ellos se vuelven locos y agreden a quienes reflejan en sus medios esas informaciones.

Las autoridades municipales seguramente comenzarán a enumerar las obras y realizaciones que lograron, no muchas, como balance parcial.

Pues para mi, es su obligación, están cumpliendo con parte de lo que prometieron, para eso se los eligió, cobran buenos sueldos y tienen las 24 horas del día para realizarlas.

La ciudadanía no tiene por qué agradecerles que hagan lo que tienen que hacer. En todo caso se los premiará con votos para que sigan administrando bien y haciendo lo que deben hacer. Nada más.

Pedirnos a los habitantes del distrito que les agradezcamos lo que les corresponde hacer porque ustedes lo pidieron no es correcto.

Trabajen como deben hacerlo y los balances los haremos los ciudadanos cada dos años.

Feliz 2017 para Necochea y sus sufridos ciudadanos.

Compartir noticia