REFORMA POLÍTICA: Silvia Vázquez no acompañó el proyecto del oficialismo

SILVIA VAZQUEZ - PREMIO 01

La Diputada Nacional Silvia Vázquez votó en contra del dictamen del oficialismo sobre la llamada reforma política. Si bien consideró que ésta es otra deuda de la democracia, entiende que para saldarla es imprescindible lograr el mayor consenso político-social posible. Y el fruto de ese acuerdo debe ser: integral, inclusivo, equitativo, transparente y participativo.

La legisladora por Buenos Aires se refirió a la rapidez que se le imprimió al tratamiento de esta medida trascendente. Al respecto señaló que: una vez más nuestra práctica política demostró que se mueve por espasmos. Muchas veces se resuelven conflictos pensando en el diario de mañana, o en intereses menores, sin prever las consecuencias negativas que conlleva ese comportamiento.

Casi siempre el apuro es enemigo del consenso. Y consensuar es, concertar, acordar, convenir, es diálogo, integración, comporta una actitud de vida, es un acto integral del ser humano.

Vázquez advirtió que “en nuestros genes culturales existe una gran tendencia a la cultura del parche”. Las emblemáticas carpetas del señor Blumberg y su incidencia sobre las mutilaciones al Código Penal son el ejemplo más emblemático.

Las normas contradictorias generan conflictos y socavan la integración. El derecho tiene que ser una construcción coherente”.

La presidenta del Bloque Forjista dijo que: “el proyecto aprobado no es una reforma política integral; es sólo una parcial modificación electoral.

Nosotros, con una importante cantidad de diputados de centro-izquierda, planteamos generar un ordenamiento normativo único que establezca la totalidad de reglas de juego claras y definitivas en esta materia; el voto electrónico para terminar con las listas sábanas; un organismo de control efectivamente imparcial e independiente; establecer medidas que fomenten la transparencia, como por ejemplo, las normas ISO, pero, lamentablemente no fuimos escuchados.

Con relación a brecha entre la ciudadanía y los partidos, señaló que: “la crisis de representatividad, la fragmentación política, el caciquismo, caudillismo, vedetismo o el personalismo extremo, debilitan el sistema de partidos, como un germen enfermizo que es necesario remediar.

Pero no es imponiendo restricciones a la constitución de agrupaciones políticas, como se rearma y fortalece el sistema. En esta etapa transicional y de cambios permanentes no es encorsetando abajo como se resuelve arriba.

El camino es justamente al revés. Hay que ser lo más amplio posible en la conformación de fuerzas políticas emergentes para que se presenten a consideración de la ciudadanía. Es ésta con su voto, la única capaz para decidir acerca de la perdurabilidad de esas agrupaciones en el tiempo”.

Por último, la diputada Vázquez, “lamentó que se pierda esta oportunidad, porque, Argentina necesita y su pueblo merece una reforma política integral que sea capaz de sanear la enfermedad de la que adolecen las reglas que rigen el funcionamiento del sistema político argentino”.

Compartir noticia