ARGENTINA: La Nación prepara un plan de viviendas para la clase media

El programa oficial apunta a construir casas de tres dormitorios y con comodidades para los sectores medios de la sociedad. Se otorgarían a través de sindicatos y con un importante financiamiento. Nueva etapa del Plan Federal de Construcción de Viviendas.

La Provincia estaría involucrada

El ministerio de Planificación Federal que conduce Julio De Vido prepara el lanzamiento de un plan oficial de viviendas destinadas a los sectores medios. El programa contará con mayores comodidades que las construcciones del Programa Federal de Construcción de Viviendas, puesto en marcha en el año 2004.

Fuentes del Gobierno nacional precisaron a Hoy que el nuevo esquema se anunciará antes de fin de mes y arrancaría en algunos distritos desde julio próximo, para luego extenderse a gran parte del país a través de las autoridades provinciales y los municipios.

Mientras que hasta ahora la administración de Cristina Fernández de Kirchner ponía el acento en la construcción de habitaciones sociales destinadas a reemplazar las villas miseria, el nuevo plan de viviendas nacional se orientará a solucionar el déficit de techo de sectores de la clase media.

Trascendió incluso que su puesta en marcha se concretará dándoles un rol protagónico a los gremios. La idea oficial es que los beneficiarios de las nuevas construcciones sean afiliados que necesiten acceder a su primera vivienda o pasar a una mejor que la actual.

Las construcciones previstas tendrían alrededor de 70 metros cuadrados cubiertos y ciertas comodidades que no existen en las viviendas sociales, tales como tres dormitorios (en todos los casos), dos baños y dimensiones más espaciosas. Además, se ubicarán en zonas menos marginales.

Ello, debido a que el objetivo del nuevo esquema no es terminar con los asentamientos de las grandes urbes del país, sino permitirles a sectores asalariados que puedan dar un paso adelante en lo que respecta al acceso a una vivienda con ciertas comodidades.

Problema crónico

De acuerdo a mediciones privadas, el déficit habitacional en el país supera los 2,6 millones de unidades e involucra no sólo a las familias que residen en asentamientos ilegales o bajo la figura de intrusos, sino también a aquellas que alquilan o tienen severas dificultades para acceder al techo propio.

Para colmo de males, la crisis económica y política del país en los últimos meses complicó el camino hacia los créditos hipotecarios, que exigen condiciones cada vez más complejas e inalcanzables para los potenciales beneficiarios de esos préstamos.

Frente a esa realidad, el Gobierno nacional prepara el lanzamiento de un plan de construcción de viviendas para la clase media, a través de acuerdos conveniados con gremios que acepten participar del programa que se pondrá en marcha en pocas semanas más.

Según trascendió, el financiamiento del nuevo plan habitacional oficial contaría con respaldo cierto del Estado, pero también sería clave el aporte de los beneficiarios a través de un sistema de cuotas.

Las autoridades intentan no dejar cabos sueltos y garantizar que el nuevo esquema de construcción y asignación de viviendas para la clase media funcione sin mayores inconvenientes y genere una fuerte demanda que se sostenga con el correr del tiempo.

Ello permitiría no sólo reducir el déficit habitacional existente, sino también darle un nuevo impulso a la industria de la construcción en todo el país y, además, provocar un acercamiento político con uno de los sectores de la sociedad donde el Gobierno nacional parece haber perdido más terreno a partir del conflicto con el campo: la clase media.

Un programa sospechado

El manejo de millonarios recursos públicos destinados a programas de viviendas o de obra pública también puede derivar en denuncias de irregularidades. Ocurrió en la Provincia cuando estaba vigente el Fondo del Conurbano, e incluso se repitió a fines de 2007, cuando Julio De Vido fue denunciado ante la Justicia.

En esta última oportunidad, el abogado Ricardo Monner Sans pidió que el ministro sea investigado por presuntas irregularidades.

En su escrito mencionó el convenio Programa Federal de Construcción de Viviendas.

Monner Sans explicó que “la operatoria implementada se basa en dos elementos que

se articulan en forma sincronizada: los Presu-puestos Oficiales sobrevaluados y una ausencia total de competencia”. (DIARIO HOY DE LA PLATA)

Compartir noticia