miércoles, septiembre 28, 2022

Economía, Nacionales

Se desmoronan las monedas cripto

Sharing is caring!

Para los activos de mayor riesgo, como las criptodivisas, los datos de inflación superiores a los previstos son problemáticos.

El mercado esperaría que la Fed subiera más las tasas mientras se alarga el plazo de subida de los mismos.

La inflación interanual subió 8,3% por debajo del 8,5% de julio pero dos décimas más de lo esperado (que era del 8,1%), lo que confirma una ralentización en la suba de precios pero no al ritmo esperado.

Este es un dato clave para la Reserva Federal Estadounidense (Fed) para la próxima reunión de suba de tasas el 21 de septiembre.

Esto representa una mala noticia para el mercado y las criptomonedas, demostraron ser sensibles a las decisiones del organismo presidido por Jerome Powell.

Para los activos de mayor riesgo, como las criptodivisas, los datos de inflación superiores a los previstos son problemáticos. El mercado espera ahora que la Fed suba más las tasas, mientras se alarga el plazo de subida de los mismos. Es probable que esto drene más liquidez del mercado, lastrando al Bitcoin y al resto de las criptomonedas.

De esta manera, dentro de las caídas mas pronunciadas se destacan las de Cronos (-16%), Near Protocol (-11%), seguido de Solana (-10,2%); Bitcoin (-10%); Uniswap (-8,5%), Avalanche (-8%), y Cardano (7,9%). En tanto, que Ethereum cede 7,4%.

«Fue un día de locos», resumió Greg Bassuk, de AXS Investments. «Los mercados se vieron sacudidos por este mal (índice) CPI y respondieron en consecuencia», explicó Cliff Hodge, de Cornerstone Wealth.

Para Edward Moya, de Oanda, los inversores temen «haber sido demasiado optimistas al prever el final del ciclo de ajuste» de tasas de la Fed.

«El mercado ve que la inflación va a contramano, lo cual forzaría a la Fed a mantener su postura ofensiva, e incluso a ir más lejos» de lo que ha ido, observó Quincy Krosby, de LPL Financial.

Un 34% de los operadores se inclinan por un incremento de tasas de un punto porcentual en la reunión del organismo la semana próxima. Hasta hace poco la enorme mayoría preveía otro aumento de 0,75 puntos básicos. «El mercado se preocupa de que la Fed nos lleve a una recesión o trabe el sistema privándolo de liquidez», explicó Krosby.

«El problema es saber a qué punto los precios altos pesarán en la economía real y los consumidores», afirmó Bassuk. La demanda podría verse afectada doblemente, del lado del consumo y por las alzas de tasas de interés que encarecen el crédito.

Las tasas de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años subieron a 3,41%, contra 3,35% el lunes. La tasa a dos años, más representativa de las expectativas del mercado en materia de política monetaria en el corto plazo, se disparó a 3,78%, por primera vez en casi 15 años, desde noviembre de 2007.