miércoles, julio 06, 2022

Nacionales, Política

FARMACITY: Polémica por una ley que la beneficia

Sharing is caring!

Se trata de beneficios impositivos que favorecería a las grandes empresas para instalarse en las villas . La sesión casi termina en un escándalo cuando García Moritán se levantó de su banca para enfrentarse con Andrade.

La Legislatura aprobó una ley que otorga beneficios impositivos a cadenas como Farmacity, Rapipago y las carnicerías Res para que se instalen en los ingresos de las villas.

Desde el oficialismo aseguran que es una vía para integrar a los vecinos, pero la oposición sostiene que perjudicará a los comerciantes que ya están en los barrios populares.

La sesión estuvo cargada de tensión desde el principio. En las gradas hubo vecinos a favor y en contra de la ley y Emmanuel Ferrario tuvo que pedir silencio en varias ocasiones. Pero también se dieron fuertes cruces entre los diputados, como el que protagonizaron Berenice Iañez, del Frente de Todos y Roberto García Moritán, de Republicanos Unidos, la fuerza de Ricardo López Murphy.

Gimena Villafruela, de Vamos Juntos, aseguró que la ley es «un paso fundamental en la integración plena de los barrios populares, es fomentar el empleo genuino y de calidad, sobre todo para que los jóvenes».

En la oposición subrayaron que el proyecto favorece a las empresas grandes como Res o Farmacity que ya tienen locales alquilados en los barrios populares, ya que los primeros 15 inscriptos podrán recuperar hasta el 80% de su inversión, que se les descontará de Ingresos Brutos. Para anotarse en el proyecto es necesario contar con un contrato de alquiler en las villas.

«A mi me encanta Farmacity, cada vez que voy me llevo mil boludeces. Nosotros no estamos en contra de que instalen las grandes empresas. No hay ninguna ley que impida a Farmacity, Res o quien sea instalarse en las villas», comenzó Iañez.

Los pampitos del mundo que abdican de la política y después vienen a la Legislatura para sacar leyes para sus amigos.

Berenice Iañez

«O hacemos leyes para el bienestar de nuestro pueblo o hacemos leyes para las empresas que se la vienen llevando en pala para que se la sigan llevando en pala. Nosotros no estamos en contra del capitalismo», aclaró Iañez que protagonizó un cruce con García Moritán.

Fue cuando la legisladora se refirió a «los pampitos del mundo que abdican de la política y después vienen a la Legislatura para sacar leyes para sus amigos».

Minutos después y a los gritos, el Marido de Pampita embistió contra los legisladores peronistas. Acusó a la bancada del Frente de Todos de «lucrar» con los pobres y aseguró: «Vergüenza te tiene que dar a vos, que defendés a una fuerza política que dejó al país patas para arriba».

Además «habló de la bajeza intelectual de los compañeros del Frente de Todos», pero reconoció que si no se modifica la ley, las empresas grandes recuperarán antes del dinero que las más chicas y a la hora de la votación rechazó ese artículo.

«Ellos están en la banca y ustedes reciben el plancito, fíjense cómo los usan», le dijo a las personas que estaban en las gradas. Incluso en medio de su discurso se paró para enfrentar a al legislador Javier Andrade, aunque luego volvió a sentarse. «¿Qué te parás?», gritó García Moritán.

Desde el Frente de Todos argumentaron que la ley perjudica a los comercios de los barrios populares donde se propone y que establece un beneficio impositivo que impacta en forma desigual según quién lo use. La ley permite descontar Ingresos Brutos sobre lo que se factura en toda la Ciudad.

«Es competencia desleal, ¿Cuánto puede descontar un monotributista? ¿Y una PyME? La ley permite descontar lo que se tributa de IIBB en toda la Ciudad. Si una empresa factura $100 millones al año puede descontar $5 millones. Si invierte $5 millones el local le sale casi gratis y recupera la inversión en un año. Además pagan unos cánones muy bajos», criticó Claudia Neira del FdT.

«Queremos suplir la falta de empleo formal y que pueda existir una interacción entre el empleo público y el empleo privado», explicó Hernán Reyes de la Coalición Cívica. «El Estado tiene que ser un estado necesario y el mercado el mayor posible. Los vecinos de los barrios populares tienen el derecho a tener los mismos bienes y servicios que los demás vecinos», agregó el radical Martín Ocampo.

María Inés Parry, de la UCR, fue otra de las que votó a favor de la ley. «Esta no es una ley de urbanización, es una ley que genera un beneficio fiscal. La ley no solo va hacia adelante, sino que reconoce a las personas que ya están instaladas en los barrios», dijo.

«El proyecto dice que está destinado a inversionistas, ¿piensan que hay muchos vecinos en condiciones de invertir? ¿por qué no les dan créditos? Subsidian la instalación de clínicas privadas cuando el Estado no garantiza el acceso a la salud pública en los barrios. Le vamos a regalar a las empresas hasta el 80% de lo que inviertan en los barrios», expresó Alejandrina Barry del PTS-FIT.

Claudio Romero, del PRO, enumeró las obras que el gobierno porteño realizó en barrios populares. «Esta ley no es contra los comerciantes, pero tenemos que colaborar con los que ahorran en mango», señaló.

FUENTE: LPO