lunes, septiembre 26, 2022

Ecología

AMBIENTE: Causas de la pérdida de biodiversidad

Sharing is caring!

Actualmente existe un problema muy grave que azota al medio ambiente: las actividades antropogénicas están provocando la desaparición de los ecosistemas terrestres y de toda la biodiversidad que los mismos albergan.

La biodiversidad está amenazada

Se estima que, de las 47.000 especies registradas, alrededor del 36% se encuentran en peligro de extinción y esta desaparición se produce a un ritmo aún mucho mayor, cuando se trata de fauna y flora acuática o marina.

Esta pérdida de biodiversidad es provocada por varios factores antropogénicos entre los que destacan: la deforestación, la contaminación, la sobreexplotación de los recursos naturales, las especies invasoras, la agricultura y la ganadería intensivas, la caza indiscriminada, el comercio ilegal de especies, la pesca no sostenible y muchas más.

Pérdida de hábitat

Cuando los ecosistemas se modifican para satisfacer las necesidades humanas mediante actividades como la deforestación, la conversión de selvas, montes y bosques en campos agrícolas o de pastoreo o el drenaje de humedales se produce la pérdida del hábitat de las especies autóctonas.

La transformación de los espacios naturales puede generar también una fragmentación en los hábitats, que puede tener nefastas consecuencias como el ‘efecto borde’, un fenómeno que ocurre en áreas donde entran en contacto dos comunidades estructuralmente diferentes y vecinas, que puede acabar en la degradación genética de las especies.

Sobreexplotación

Perforación frente a las costas de Necochea

Tanto los recursos que se extraen del medio ambiente, como los individuos que viven en estos ecosistemas sufren el efecto de la sobreexplotación: que se extraiga más de lo que la Tierra puede regenerar, provocando una disminución vertiginosa de los recursos y los especímenes afectados por su merma.

Y las consecuencias de la sobreexplotación son obvias, ya que si no se controla podría acabar con la existencia de infinidad de especies vegetales y animales.

Contaminación

Hay diferentes tipos de contaminación según cuál sea el factor desencadenante de la misma o su ámbito de injerencia.

Ambiental

La contaminación del medio ambiente tiene graves repercusiones sobre la biodiversidad, puesto que las sustancias químicas pueden afectar al aire, el agua o los suelos. Los principales contaminantes ambientales son los plásticos y los vertidos de residuos agrícolas, ganaderos, industriales, urbanos, etc.

Acústica

Provoca que la mayoría de las especies huyan de zonas que experimentan altos niveles de ruidos y afecta especialmente a las especies, generalmente nocturnas, que poseen capacidades auditivas más agudas, como roedores, murciélagos y búhos. Algunas aves son tan sensibles a los sonidos, que éstos interfieren negativamente en sus rituales de apareamiento, la comunicación, etc.

Lumínica

La contaminación que causa el exceso o la presencia de determinado tipo de luces produce cambios en los biorritmos de varias especies, puesto que sentir que aún es de día les altera los comportamientos. También es muy peligrosa para muchos insectos, que mueren sin acabar sus ciclos reproductivos.

Térmica

Los organismos más afectados por este tipo de contaminación son los acuáticos, que pueden sufrir una baja disponibilidad de oxígeno, puesto que un aumento en la temperatura disminuye el nivel de solubilidad del agua. También afecta a la alimentación, la reproducción, el desarrollo embrionario y al crecimiento.

Especies invasoras

Las especies invasoras son aquellas que, al ser introducidas (intencionadamente o no) en ecosistemas no autóctonos producen cambios drásticos en las especies nativas. Estos cambios pueden interferir en la composición de los ecosistemas, su estructura o en los procesos vitales de las especies que allí habitan.

El gran peligro es que no encuentren competencia con las especies locales y logren un alto nivel de adaptación, lo que afectará a la alimentación, los ciclos reproductivos y hasta pueden acabar con las colonias naturales. También se corre el peligro de que transmitan enfermedades desconocidas en el entorno, capaces de matar o afectar gravemente a los individuos no habituados a ellas.

FUENTE: ecoticias.com