Internacionales

Obama e indígena cuestionan a Bolsonaro

Sharing is caring!

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, recibió hoy críticas del exmandatario estadounidense Barack Obama y de una líder indígena de la región amazónica, ambos participantes en la cumbre de la ONU sobre cambio climático, la COP26, que se realiza en Glasgow, Escocia.

Bolsonaro decidió no viajar a Glasgow y criticó a quienes formularon cuestionamientos.

«Necesitamos de las economías avanzadas como son Estados Unidos y Europa liderando este tema (lucha contra cambio climático), pero también necesitamos de China, India, Rusia, Indonesia, Sudáfrica y Brasil», planteó Obama.

El exgobernante del Partido Demócrata pronunció un discurso hoy ante la COP 26.

«No podemos permitir que nadie esté al margen», reforzó en aparente cuestionamiento a la ausencia de Bolsonaro.

Obama defendió el Acuerdo de París, que Bolsonaro amenazó denunciar, aunque finalmente permaneció en ese pacto mundial firmado por Brasil hace seis años.

Pese a ser el presidente del país con la más extensa selva tropical del mundo, Bolsonaro dijo que no fue a Glasgow por una «estrategia» elaborada con sus ministros, entre quienes hay varios militares y dirigentes vinculados con el agronegocio, como el ministro de Medio Ambiente, Joaquim Leite.

El titular de Medio Ambiente fue directivo de la Sociedad Rural Brasileña, entidad que se ha manifestado contra las medidas que limitan la actividad agropecuaria o cobran multas a los productores establecidos en la Amazonia.

Miles de jóvenes se reunieron este viernes en la capital escocesa, encabezada por la líder ambientalista sueca Greta Thunberg.

En ese mitin se corearon consignas como «Fuera Bolsonaro» y «Genocida».

En las protestas de Glasgow estuvo presente la dirigente indígena brasileña Txaí Suruí, que días antes había denunciado la persecución de ambientalistas y hasta el asesinato de un joven defensor de la Amazonia que era su amigo de la infancia. A raíz de esas denuncias, Txaí Suruí fue acusada por Bolsonaro de afectar la imagen del país en el exterior y con ello perjudicar las inversiones extranjeras en la floresta.

«Están cuestionándome por no haber ido a Glasgow (…), allá mandaron a una india para atacar a Brasil», afirmó el gobernante la semana pasada en referencia a Txaí Suruí.

«Después del pronunciamiento del presidente Jair Bolsonaro, cuando me atacó, comencé a recibir una cantidad enorme de mensajes en las redes sociales mensajes de tipo racista, mensajes misóginos», denunció hoy Txaí Suruí desde Escocia en entrevista a una radio de San Pablo.

«Creo que esa gente quiere desmotivarme o achicarme para desvalorizar lo que dije», observó la joven indígena del estado de Rondonia, en el oeste amazónico.

«Hoy ya estoy bastante más tranquila, pero días atrás estaba muy afectada por esos mensajes, yo he recibido muchos mensajes de odio», remarcó.

Txaí Suruí planteó que su discurso en Glasgow no tuvo por objetivo «perjudicar» la imagen brasileña sino «llevar la voz y la realidad de los pueblos indígenas a todos los países del mundo».

«Creo que mi discurso enfurece a aquellos que quieren la destrucción de la floresta, que creen que los indígenas no tenemos que venir a la COP 26 a defender nuestros derechos», concluyó la representante de los pueblos originarios. (ANSA).