Ecología

Con el CO2 vamos de mal en peor

Sharing is caring!

Las concentraciones de CO2 y de los demás gases de efecto invernadero han vuelto a batir todos los récords a nivel mundial, según el último boletín de la Organización Meteorológica Mundial, que alerta de esta situación a los expertos que se reunirán en Glasgow para la COP26.

La abundancia de gases de efecto invernadero que retienen el calor en la atmósfera volvió a alcanzar un nuevo récord el año pasado, y la tasa de aumento anual registrada fue superior a la media del período entre 2011 y 2020.

Esa tendencia se ha mantenido en 2021, según se apunta en el Boletín de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre los gases de efecto invernadero.

Con el CO2 vamos de mal en peor

La concentración de dióxido de carbono (CO2), el más abundante de los gases de efecto invernadero, alcanzó en 2020 las 413,2 partes por millón (ppm) y se sitúa en el 149 % de los niveles preindustriales.

En cuanto al metano (CH4) y al óxido nitroso (N2O), sus concentraciones equivalieron, respectivamente, al 262 % y al 123 % de los niveles de 1750, el año elegido para representar el momento en que la actividad humana empezó a alterar el equilibrio natural de la Tierra.

La ralentización económica causada por la covid-19 no tuvo ningún efecto evidente en los niveles atmosféricos de los gases de efecto invernadero, ni en sus tasas de aumento, aunque sí se produjo un descenso transitorio de las nuevas emisiones.

Si no se detienen las emisiones, la temperatura mundial seguirá subiendo El CO2 es un gas caracterizado por su larga vida y, por tanto, el nivel de temperatura observado actualmente persistirá durante varias décadas, aunque las emisiones se reduzcan rápidamente hasta alcanzar el nivel de cero netos.

Con el CO2 vamos de mal en peor

Si ello se suma al calentamiento del planeta, el resultado será la proliferación de fenómenos meteorológicos extremos, que entrañarán repercusiones socioeconómicas de gran alcance.

Aproximadamente la mitad del CO2 emitido en la actualidad a raíz de las actividades humanas permanece en la atmósfera, mientras que océanos y ecosistemas terrestres absorben la otra mitad.

En el boletín de la OMM se alerta sobre la posibilidad de que, en el futuro, océanos y ecosistemas terrestres pierdan eficacia como sumideros, y que ello merme su capacidad para absorber CO2 y ejercer en calidad de reguladores que eviten aumentos de la temperatura aún mayores.

En trabajo pone de manifiesto que, entre 1990 y 2020, el forzamiento radiativo ejercido por los gases de efecto invernadero de larga vida –un efecto que calienta nuestro clima– aumentó en un 47 %, y cerca del 80 % de ese incremento se debió al CO2.

Esos porcentajes se han podido calcular gracias al monitoreo realizado por la red del Programa de Vigilancia de la Atmósfera Global (VAG) de la OMM.

«El boletín manda un mensaje científico contundente a los negociadores en materia de cambio climático que participarán en el 26º período de sesiones de la Conferencia de las Partes (CP26) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Si se mantiene el actual ritmo de aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero, el incremento de la temperatura a finales de este siglo superará de lejos el objetivo establecido en virtud del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1,5 o 2 °C por encima de los niveles preindustriales», afirmó el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas. «Estamos muy lejos del camino marcado».

El dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante siglos y aún más tiempo en los océanos. La última vez que se registró en la Tierra una concentración de CO2 comparable fue hace entre tres y cinco millones de años.

“En esa época la temperatura era de 2 a 3 °C más cálida, y el nivel del mar, entre 10 y 20 metros superior al actual, pero entonces no había 7 800 millones de personas en el planeta», explica Taalas.

«Muchos países están fijando objetivos para alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono y se espera que en la COP26 se produzca un aumento espectacular de los compromisos asumidos en ese sentido. Pero debemos cristalizar esas ambiciones en acciones. No hay tiempo que perder», concluye.

FUENTE: Energías Renovables