Internacionales

COVID: «No hubo fugas del laboratorio»

Sharing is caring!

EPA/WHO HANDOUT HANDOUT EDITORIAL USE ONLY/NO SALES

La misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) regresó de Wuhan sin haber encontrado el origen del virus y con la aclaración de cómo se transmitió el Sars-CoV-2 de animales a humanos y cómo llegó a la capital de Hubei, donde emergió por primera vez en todo su poder pandémico.

Mientras, consideró que la hipótesis de que se trató de un error, o más bien de una fuga de un laboratorio, es «extremadamente improbable». Las casi tres horas de conferencia de prensa final dejó intactas muchas dudas sobre la emergencia sanitaria que hasta ahora ha afectado a 107 millones de personas en todo el mundo, y que mató a 2,3 millones.

«No hemos descubierto algo capaz de cambiar sustancialmente la historia. No sabemos qué papel ha jugado el mercado de pescado de Huanan, pero hemos agregado nuevos detalles para nuestra comprensión y para sentar las bases para los próximos pasos», explicó Peter Ben Embarek, jefe del equipo de 17 expertos de la OMS de 10 países diferentes.

Tal equipo llegó finalmente a Wuhan el pasado 14 de enero, luego de una larga y agotadora negociación con las autoridades chinas, que hicieron dos semanas de cuarentena antes de visitar los sitios considerados «sensibles».
La inspección partió del mercado donde se rastrearon los primeros contagios en diciembre de 2019 y del Instituto de Virología, especializado en coronavirus y en estudios en murciélagos sospechosos de ser la principal fuente del virus.

Embarek enumeró los puntos principales de la investigación, basada en la transmisión directa de Covid-19 de una especie animal a los humanos, en el paso a través de una especie intermedia, en la propagación del contagio a través de una especie intermedia y en el error de laboratorio, que el experto en enfermedades animales de la OMS descartó tanto que «recomendó no seguir investigando en esa dirección».

Puede pasar, pero «es muy difícil», añadió sobre el punto, más aún «después de haber visitado el centro dotado de laboratorios de altísima seguridad».
Por su lado, Liang Wannian, al frente de expertos chinos que respaldaron los internacionales, señaló que el virus «no se conocía. Si hubiera sido un error, se habría identificado de inmediato».

Se trata de un mensaje destinado a neutralizar el arma que a menudo manejan el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su secretario de Estado, Mike Pompeo, aunque sin evidencias.

Liang fue más allá y señaló que la labor conjunta realizada en China debe considerarse «terminada», mientras que el trabajo de rastrear el origen de Covid-19 tendrá que continuar en el resto del mundo y «no estará vinculado con ninguna localidad».

Sobre los animales que originaron la pandemia, los murciélagos son los principales sospechosos, pero es necesario continuar el estudio sobre las especies intermedias responsables de la transición a los humanos.

Embarek señaló que el murciélago incriminado podría ser también el del sudeste asiático, mientras que en los últimos meses, fueron citados los estudios de Shi Zhengli, número dos del Instituto Wuhan.

Liang también explicó que el mercado de Huanan «no fue el primer lugar donde se detectó la infección»: el primer caso constatado fue el 8 de diciembre y no tenía conexiones, mientras que el primero en Huanan fue el 12 de diciembre.

Luego también apareció la teoría fuertemente relanzada por China sobre la cadena alimentaria de productos congelados importados, sobre la que Embarek se ha mostrado una posibilidad, solicitando más investigaciones.

En cuanto a los estudios sobre la circulación del coronavirus en otros lugares al mismo tiempo o incluso antes del brote de Wuhan quedan por profundizar: no han aportado «pruebas claras» y necesitan verificación.

Marion Koopmans, viróloga del equipo, mencionó expresamente el caso de Italia, donde algunos estudios reportan infecciones quizás incluso a «finales de noviembre» de 2019.

«Es difícil de saber», precisó Koopmans, porque «no tenemos ni confirmación ni evidencia clara sobre la circulación del virus».

«Lo que queremos decir es que debemos buscar evidencias de circulación previa allí donde haya indicios», concluyó. (ANSA).