Ecología

Día Mundial de la Diabetes 2020

Sharing is caring!

Día Mundial de la Diabetes 2020

Cada 14 de noviembre, durante la conmemoración del Día Mundial de la Diabetes se intenta concienciar a la gente acerca de los peligros de esta afección, de la necesidad de llevar una vida sana y de lo importante que resulta hacerse controles periódicos de glucemia en sangre.

¿Qué es la diabetes?

Es una enfermedad crónica (por que hasta la fecha no se le conoce cura), que provoca hiperglucemia, es decir que la cantidad de glucosa que está presente en la sangre sea mayor de la que se considera “normal”, algo que sucede porque hay una disfunción en el páncreas y la producción de insulina es baja o nula o porque aun produciéndose esta hormona peptídica, el organismo no la emplea de manera eficaz.

Cuando no se sintetiza insulina, se habla de Diabetes del Tipo 1 y cuando hay un uso ineficaz de la misma estamos ante la Diabetes de Tipo 2. Esta última suele desencadenarse por causa de una dieta desequilibrada, exceso de peso, sedentarismo, etc. La diabetes gestacional es la que se detecta cuando la mujer queda embarazada.

Día Mundial de la Diabetes 2020
¿Qué hacer para combatir y prevenir la diabetes?

La diabetes suele ser una afección que se hereda, por lo que es fundamental conocer los antecedentes familiares y ante la presencia de casos confirmados, son imprescindibles los controles periódicos, aunque todas las personas deberían verificar anualmente sus niveles de glucosa en sangre, ya que muchos la padecen sin saberlo.

Una vida sana es en general la mejor alternativa para evitar la gran mayoría de las patologías. Una persona que come de manera equilibrada, que regularmente realiza actividades físicas y que evita el consumo de sustancias perjudiciales (tabaco, alcohol, drogas, etc.) tiene menos posibilidades de enfermar. Estos son los mejores superalimentos que ayudan a prevenir, tratar y combatir la diabetes.

Aguacates

Mantener una buena salud cardíaca resulta fundamental para aquellas personas que padecen diabetes, ya que esta afección puede derivar en problemas de corazón. Por ello los aguacates deben estar presentes en sus dietas, ya que aportan una gran cantidad de grasas monoinsaturadas, ideales para reducir el colesterol, la inflamación corporal y para promover una presión arterial saludable.

Brócoli

Las crucíferas en general (col, coliflor, rúcula, etc.) y el brócoli en particular, están cargadas de antioxidantes y de fibras, que ayudan a que la salud celular y digestiva del organismo sea óptima. Además, sus fitoquímicos específicos se consideran fundamentales para mantener estables los niveles de azucares en sangre.

Cerezas

Son exquisitas, se pueden consumir frescas en temporada, pero también se las puede conseguir secas o congeladas. En cualquier caso, son excelentes para combatir las inflamaciones, su índice glucémico es mínimo y tiene muy altos niveles de antioxidantes, que mantienen bajos los contenidos de azúcar en sangre.

Cítricos

Naranjas, limones, limas, pomelos y mandarinas contienen fibras vegetales, que estimulan la digestión y vitamina C, potasio y ácido fólico que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y a mantener niveles saludables de presión arterial. Y si bien contienen azúcares naturales, sus índices son bajos, por lo que en conjunto son excelentes para combatir a la diabetes.

Cúrcuma

Desde tiempos inmemoriales, la medicina tradicional china y la ayurvédica emplean cúrcuma para tratar a personas que padecen de diabetes. La ciencia ha demostrado que la curcumina, uno de sus componentes clave, ayuda a que la insulina sea más resistente y previene la aparición de alguna de las complicaciones más comunes asociadas a esta afección.

Fresas

Esta fruta es una de las mayores aportadoras de vitamina C, un elemento que resulta muy importante a la hora de mejorar los síntomas de la diabetes, especialmente de la del tipo 2. Las antocianinas culpables de su color rojo son estupendos antioxidantes y reducen los niveles de insulina y de colesterol en sangre tras las comidas.

Jengibre

Este rizoma es muy versátil a la hora de consumirse, ya que puede ser parte de comidas y postres de todo tipo. A los diabéticos les ayuda a equilibrar los azúcares en sangre, puesto que actúa bloqueando la acción enzimática durante el proceso de absorción de carbohidratos en el intestino.

Legumbres

Los garbanzos, algunos tipos de frijoles como los negros o los pintos, las lentejas y los guisantes son legumbres que tienen un contenido muy alto, tanto de fibras como de proteínas vegetales, elementos fundamentales para que la digestión sea completa y saludable, lo cual contribuye a una estabilización de los niveles de glucosa.

Nueces

Las nueces son una fuente natural de grasas saludables, elementos imprescindibles para mantener una buena salud cardíaca. Además, aportan fibras vegetales para un funcionamiento correcto del sistema digestivo y suman grandes dosis de nutrientes y oligoelementos, que ayudan a que los niveles glucémicos en el torrente sanguíneo sean normales.

Tomates

El licopeno, uno de los compuestos fundamentales del tomate, no solo le da el color rojo característico, sino que es un antioxidante de primera, ideal para prevenir accidentes vasculares y fortalecer la salud cardíaca. El tomate también tiene vitamina C que resulta fundamental para evitar los “picos” de azúcar en sangre, que se pueden producir luego de las ingestas de alimentos.

Verduras de hojas verdes

Las espinacas, el kale, las acelgas, la col rizada y en general todas aquellas verduras cuyas hojas son de color verde oscuro, tienen altos índices de nutrientes como las vitaminas A y C, antioxidantes y minerales como el calcio, que ayudan a combatir y prevenir la diabetes y a paliar sus efectos.