Sharing is caring!

Efecto Mariposa visitó a una familia que sobrevive en condiciones indignas en Quequén. Natalia (40) ocupa un galponcito de 2 x 4 junto a ocho de sus hijos y un nietito de dos meses.

La familia se tuvo que refugiar en ese sitio ya que la pareja de Natalia los sometía a maltrato reiterado, a tal punto que actualmente se encuentra privado de la libertad por este motivo.

Natalia creyó que este alojamiento iba a ser transitorio, pero con la pensión de $ 18.000 que es su único ingreso se le hace imposible otra posibilidad.

Así que sobreviven amontonados en ese cuchitril, durmiendo algunos en el piso, comiendo y haciendo las necesidades en el mismo sitio, en medio de olores nauseabundos.

Efecto Mariposa tomó el compromiso de sacar a esa familia de ese sitio construyendo una casa de barro, para lo que vamos a necesitar la solidaridad y generosidad de quienes puedan.

Por mi parte, el mes que viene encararé un desafío solidario que me requerirá un esfuerzo que no estoy seguro poder hacer, pero donde pondré todo lo que tengo para reunir los fondos para la casa de barro.