Sharing is caring!

La UCR bonaerense avanzó otro tramo en la interna partidaria con el cierre del plazo de afiliaciones para quienes quieran votar en las elecciones de octubre y el mapa dejó un escenario favorable para el diputado Maximiliano Abad, que enfrentará al intendente de San Isidro, Gustavo Posse.

Fuentes del partido asegura que durante el proceso eleccionario existen varios momentos en los que se permite estimar una tendencia previa de las expectativas radicales. Uno de estos momentos se da en los apoyos formales de radicales hacia algunos de los candidatos.

Otro es el cierre del proceso de afiliaciones donde en cada distrito se puede medir la identificación de los correligionarios con alguna de las dos corrientes internas y eso permite hacer una primera medición de fuerzas.

En ese terreno, los distritos que respaldan la candidatura del diputado de Mar del Plata, aportaron alrededor de 39.000 nuevas afiliaciones (casi el 65%), contra unas 22.000 que canalizaron adhieren a la postulación de Posse (por encima del 35%).

En las filas radicales existe fuerte expectativa por una elección que será clave no solo para el Comité Provincia, sino que tendrá un fuerte impacto a nivel nacional toda vez que los 72 convencionales nacionales por la provincia serán clave en 2023 al momento de definir el marco para una alianza electoral.

Es que sumaron nada menos que 62.000 nuevas adhesiones, en lo que promete ser una elección con participación récord. Desde el partido explican que historiamente son unas 30.000 personas las que votan en la interna de la provincia de Buenos Aires.

Pero la principal sorpresa del proceso de afiliaciones aparece en los registros del Conurbano, donde el intendente de San Isidro esperaba sumar voluntades para aguantar el embate del interior, histórico bastión del radicalismo bonaerense.

Entre la Primera y Tercera Sección electoral se contaron casi 44.500 afiliaciones, de las cuales el 59% adhieren a la candidatura de Abad y el 41% a Posse.

Maximiliano Abad, Anastasia Peralta Ramos y Fernando Rovello

En tanto, en el interior la diferencia de Abad es notoria. De los poco más de 18.000 nuevos afiliados, casi 14.000 fueron aportados por las corrientes internas que apoyan al diputado bonaerense y alrededor de 4.000, por quienes respaldan al jefe comunal.

La Primera Sección -pago chico de Posse- es la única región en la que el histórico intendente de San Isidro presentó más adhesiones que Abad, aunque la diferencia fue de apenas unas 500 fichas, con especial fortaleza en San Isidro y San Martín.

En la Tercera Sección, las adhesiones que cosechó Abad fueron arrasadoras. Sobre un total de 26.000 fichas (la sección que más aportó), casi 17.000 vinieron de corrientes cercanas al jefe de bloque de los diputados de Cambiemos en la provincia.

La Quinta Sección es el territorio de origen de Abad. Allí se inscribieron alrededor de 5.000 nuevos afiliados, más del triple de lo que cosechó Posse en el mismo territorio (casi unas 1.500).

En tanto, la Cuarta Sección electoral aporta un análisis interesante dado que es un territorio controlado por Emilio Monzo, artífice de la candidatura de Posse. Sin embargo, el 60% de los nuevos adherentes llegaron del lado del diuputado. La clave pasó por el trabajo de la compañera de fórmula de Abad, la intendenta de General Arenales, Érica Revilla, que impuso su peso territorial.

Cuando falta poco más que 70 días para la elección y unos 40 para el cierre de listas, las primeras cartas están echadas. El próximo momento del proceso eleccionario que permitirá medir fuerzas antes del acto de octubre será el cierre de listas del 11 de septiembre.

Posse cuenta de su lado con el apoyo de los históricos Federico Storani y Juan Manuel Casella, además del ya mencionado Monzó. Abad, por su parte, recibió el apoyo de 29 intendentes de la provincia (sobre un total de 33), todos los diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires y la myoría de los legisladores provinciales.

FUENTE: LPO